Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

El gran cambio climático con impulso natural 

- Vista del nivel del agua en el embalse de Búbal, en el Pirineo de la provincia de Huesca

EFE- Vista del nivel del agua en el embalse de Búbal, en el Pirineo de la provincia de Huesca

Con la sequía generalizada en numerosas zonas del Planeta, que coincide con las actuales olas de calor, la escasez de agua y los incendios, como los que estamos viviendo en Europa, no parece que el cambio climático sea la consecuencia exclusiva de las emisiones de CO2 provocadas por el hombre por culpa el descontrol masivas las emisiones industriales que dañan la capa de ozono, derriten los Polos y provocan el ascenso del nivel del mar y varios fenómenos inesperados y destructivos.

Todo ello es cierto e influye, y de ahí que sea razonable una política de mayor control de las emisiones de CO2 que provoca el abuso y consumo de las energías fósiles y que debe primar el despliegue de las energías limpias y renovables. Pero los últimos acontecimientos climáticos les están dando también la razón a quienes consideran que estamos asistiendo a un brusco cambio climático de origen natural debido a un nuevo ciclo planetario que empieza a causar efectos destructivos y descontrolados en el eco sistema.

Lo que debe obligar a una nueva y profunda reflexión de los organismos de gestión internacionales y nacionales sobre las verdaderas y más completas causas de esta nueva y alarmante situación climática, que en nuestro país, y buena parte de Europa, nos tiene sumidos en una profunda preocupación.

Y no solo por las altas olas de calor que se iniciaron en el mes de mayo, sino por su persistencia y por la escasez de lluvias en regiones tan llamativas como las del Reino Unido. Causando una escasez de agua potable que es muy preocupante y que en España, con los pantanos bajo mínimos, empieza a ser dramática en distintas poblaciones y regiones de nuestro país, sin que el Gobierno haya implementado una respuesta urgente y necesaria.

Todo ello, unido a la crisis energética que emana de la Guerra de Ucrania, hace que se estén revisando los conceptos que priman las energías verdes en las que la UE, recientemente, a incluido la energía nuclear y del gas, lo que rechazan sin argumentos razonables los movimientos ecologistas y los partidos verdes.

Los que por otra parte no ofrecen alternativas ni soluciones viables al serio problema climático y energético al tiempo que, en España, se niegan a la renovación de las centrales nucleares, a la construcción de pantanos y de trasvases de aguas entre cuencas fluviales. Como se niegan, de una manera temeraria, a que se hagan cortafuegos en los montes y bosques, o a permitir el pastoreo en zonas montañosas muy cerradas para limpiar la hojarasca que luego facilita los incendios.

La situación climática es tan dispar y alarmante en distintas zonas de este Planeta llamado La Tierra que hace necesario un nuevo debate climático y una revisión en la Conferencia del Clima, para conciliar las necesidades energéticas y los efectos demoledores de la sequía y las olas de calor.

Y en España al gobierno le toca tomar decisiones urgentes sobre la sequía, los incendios y el calor, garantizando a la vez el consumo de energía y su ahorro razonable. Y abriendo un debate sobre un plan hidrológico nacional que incluya nuevos pantanos al tiempo que se debe revisar la política oficial española en materia de energía nuclear.

Lo que el Gobierno de Pedro Sánchez no hará en vísperas del año electoral de 2023, porque su estabilidad hasta final de la legislatura depende de los partidos de la izquierda radical que presumen de ‘verdes’ y por eso mismo no lo aceptarán.

Pero el gran cambio climático está aquí y en buena parte se debe a un ciclo planetario que conviene estudiar y debatir para combatir sus inclemencias y para evitar situaciones conflictivas que se deben prevenir.

Sobre el autor de esta publicación

Pablo Sebastián

Pablo Sebastián, actual Editor y fundador del diario digital Republica.com, ha sido el primer periodista en fundar un diario exclusivamente digital de habla hispana en España y America, al iniciar esta su etapa profesional y digital en el año 1997 con EstrellaDigital.es, hace ya 25 años.

Pablo Sebastián, nacido en Córdoba en 1947, es licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra y desarrolló una amplia carrera profesional en la que trabajó en todos los diarios impresos de la Transición: ABC, Diario 16, El Pais, El Mundo y El Independiente que fundó y dirigió.

Asimismo fue delegado del Periódico de Cataluña en Madrid, director de Interviú, subdirector de Tiempo, y corresponsal de EFE, ABC y Cambio 16 en Bruselas. Y más adelante corresponsal de TVE en Paris, después de haber dirigido uno de los telediarios (TD3) de la primera cadena de TVE y haber colaborado en radio con RNE, COPE y Onda Cero.

Pablo Sebastián fue vicepresidente de la APE, Asociación de Periodistas Europeos, y luego secretario general y fundador de la AEPI, Asociación de Periodistas y Escritores Independientes. Tiene en su haber el ‘Premio del Periodismo Europeo, el Premio del Movimiento Europeo, el Premio Luca de Tena, así como el Premio a la Libertad de Expresión. Durante la Transición y en la oposición al franquismo fue representante, durante su estancia en Bruselas, de la Junta Democrática de España ante la Comisión Europea y el Parlamento Europeo.