Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

El ataque a Rushdie reactiva la amenaza nuclear de Irán

Salman Rushdie

EFESalman Rushdie

El feroz ataque a puñaladas al escritor Salman Rushdie, llevado a cabo por un islamista radical de 24 años llamado Hari Matar cuando el escritor indo británico se disponía a participar en una conferencia en el centro cultural de Chautauqua cerca de Nueva York, constituye además de un intento fallido de asesinato -el escritor se encuentra muy grave y con respiración asistida- un ataque brutal a la libertad de expresión.

Y, en cierta manera y ante el júbilo desatado en Irán, reactiva la amenaza de la producción de armamento nuclear iraní que temen los EEUU e Israel.

Una agresión a Rushdie que nos recuerda el aún reciente ataque terrorista de un comando yihadista en Paris contra la revista satírica Charlie Hebdo, y otros atentados terroristas similares del yihadismo radical perpetrados en las principales capitales de Occidente.

Aunque esté atentado de de Rushdie tiene especial relevancia una vez que con él casi se ha cumplido la pena de muerte que en su contra dictó, con una ‘fatua  en 1989, el exlíder ya desaparecido de la Revolución iraní y expresidente de Irán, el ayatolá Jomeini por la publicación del libro ‘Versos Satánicos’ que Rushdie escribió con críticas al Corán y que Jomeini tildó de ‘blasfemo’ contra el mundo musulmán.

Desde entonces Salman Rushdie ha vivido escondido, cambiando de país y de residencia de manera constante y con una extraordinaria vigilancia a su alrededor y en sus públicas apariciones. Una protección que ha fracasado de una manera estrepitosa en el acto cultural de Nueva York donde Rushdie recibió quince puñaladas de su agresor que fue detenido demasiado tarde.

Y que ha sido aplaudido y ensalzado por medios de comunicación y las autoridades de Irán que mantenían viva la ‘condena a muerte’ de Rushdie por la que el gobierno de Teherán ofrecía una recompensa de 3,3 millones de dólares.

El atentado contra Rushdie llega en momentos muy complicados para las relaciones de Irán con el conjunto de los países occidentales y de manera especial con la Unión Europea por la crisis energética que se deriva de la guerra de Ucrania y de las amenazas de Putin de cortar el gas a la UE.

Y también con motivo del pretendido control occidental y de la ONU del programa de desarrollo nuclear iraní para que no derive en la producción de armas nucleares. Lo que para los EEUU y para Israel se considera una seria  amenaza para Occidente y la paz mundial.

Porque cabe preguntarse que si el fundamentalismo iraní ha hecho contra Rushdie lo que un fanático islamista radical acaba de hacer con un cuchillo en Nueva York cintra Rushdie ¿que no puede hacer Irán contra Occidente si consigue producir armamento nuclear?.

Algo que EEUU y especialmente Israel nunca van a consentir sin destruir previamente las instalaciones nucleares de Irán, una vez que el gobierno de Tel Aviv considera Irán como una amenaza para la supervivencia de Israel.

Por todo ello tenemos que subrayar la gravedad de la tensión internacional que parte de la guerra de Ucrania y de sus consecuencias energéticas, y a la que recientemente se sumó la tensión entre los EEUU y China, por culpa del reciente viaje de Nancy Pelosi a Taiwán. Y ahora y con el atentado a Rushdie en los EEUU que reabre la tensión de Occidente con Irán.

De momento de una manera incipiente, pero no hay que descartar que esta ‘chispa’ del atentado contra Rushdie pueda causar un incendio de mayores consecuencias que en las actuales circunstancias internacionales sería una preocupación relevante y añadida a todas las demás que ya tenemos en la escena internacional.

Sobre el autor de esta publicación

Pablo Sebastián

Pablo Sebastián, actual Editor y fundador del diario digital Republica.com, ha sido el primer periodista en fundar un diario exclusivamente digital de habla hispana en España y America, al iniciar esta su etapa profesional y digital en el año 1997 con EstrellaDigital.es, hace ya 25 años.

Pablo Sebastián, nacido en Córdoba en 1947, es licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra y desarrolló una amplia carrera profesional en la que trabajó en todos los diarios impresos de la Transición: ABC, Diario 16, El Pais, El Mundo y El Independiente que fundó y dirigió.

Asimismo fue delegado del Periódico de Cataluña en Madrid, director de Interviú, subdirector de Tiempo, y corresponsal de EFE, ABC y Cambio 16 en Bruselas. Y más adelante corresponsal de TVE en Paris, después de haber dirigido uno de los telediarios (TD3) de la primera cadena de TVE y haber colaborado en radio con RNE, COPE y Onda Cero.

Pablo Sebastián fue vicepresidente de la APE, Asociación de Periodistas Europeos, y luego secretario general y fundador de la AEPI, Asociación de Periodistas y Escritores Independientes. Tiene en su haber el ‘Premio del Periodismo Europeo, el Premio del Movimiento Europeo, el Premio Luca de Tena, así como el Premio a la Libertad de Expresión. Durante la Transición y en la oposición al franquismo fue representante, durante su estancia en Bruselas, de la Junta Democrática de España ante la Comisión Europea y el Parlamento Europeo.