Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

Ayuso en el 'escaparate' contra Sánchez y contra Feijóo

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso

EFELa presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso

El presidente Pedro Sánchez viene de liquidar en Cataluña la enseñanza en español, como enésima concesión a ERC y otra agresión a España, y ayer ha reaparecido en el Palacio de Marivent de Palma de Mallorca, junto al Rey Felipe VI, para pedir a los españoles ‘solidaridad’ en el cumplimiento de las nuevas normativas para el ahorro energético.

Y entre ellas el apagón nocturno de los escaparates de las grandes tiendas y almacenes, lo que le ha rechazado la presidenta madrileña Isabel Ayuso con una sarta de idioteces y diciendo que: ‘Madrid no se apaga porque genera inseguridad y espanta el turismo y el consumo. Provoca oscuridad, pobreza y tristeza”.

Ayuso ha encontrado 'en los escaparates' un nuevo campo de batalla para competir con Sánchez y dejar en ridículo y fuera de juego al presidente del PP Alberto Núñez Feijóo. El que venía de decir que las medidas para ahorro energético eran ‘imprescindibles’ y que ha reculado para no enfrentarse a Ayuso como ya hizo con las ‘becas para los ricos’.

Y todo ello en medio de un sinfín de contradicciones del ‘caótico’ Bendodo que todavía no sabe dónde está la calle Génova en Madrid y no sabe si el decreto del Gobierno es o no de obligado cumplimiento. Como desconoce Ayuso que son los comerciantes y las empresas las que pueden, o deben, dejar encendidos o apagar los escaparates en Madrid. Y no la presidenta Ayuso, que tampoco sabe si tiene o no alguna competencia comunitaria al respecto.

Y que está decidida a meter al PP en un laberinto infernal de ‘recursos’ que puede acabar convertido en una campaña nacional contra el PP a nada que Putin cierre un poco más el grifo del gas y empiece a cundir él pánico.

Ahora bien, si Ayuso sigue imponiendo al PP decisiones de impacto nacional no pactadas previamente con el Partido, Feijóo tendrá un problema, perderá su autoridad y entrará por la vía de ‘choque de trenes’ con Ayuso a igual que ya le ocurrió a Pablo Casado.

Salvo que Feijóo corte por lo sano y ponga firme a la madrileña. La que creyó, tras ‘apuñalar’ a Casado, que sería la presidenta del PP nacional hasta que se le cruzó en su camino Feijóo. El gallego al que la ambiciosa Ayuso ya le está tomando medidas, por sí se decide hacerle una caja de pino y dar otro golpe de mano en el PP nacional.

En cuanto al ahorro energético y aunque lo pida el autoritario, no solidario y pintoresco Sánchez -ayer con corbata y sin corbata en Marivent-, es cierto que españoles tenemos que colaborar en el ahorro energético porque da la impresión que se aproxima un otoño muy duro y con escasez de gas.

Las últimas cifras del paro y la seguridad social del mes de julio (que acaban de liquidar el balance ‘triunfal’ de Sánchez del curso político) dan idea de la tormenta perfecta que se aproxima con la inflación desbocada y camino de la recesión, la que ya campa a sus anchas en los EE.UU.

Motivos más que suficientes para que el PP se ocupe de cosas importantes que preocupan y amenazan este país y no de idioteces y de los escaparates donde Ayuso pretende, en las plenas rebajas de verano, exhibirse en bikini y en pleno verano como una maniquí.

Sobre el autor de esta publicación