Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

Los grandes secretos del Estado español

Miembros de ETA anunciado el cese de la violencia en 2011

EFEMiembros de ETA anunciado el cese de la violencia en 2011

Anda el Gobierno de Sánchez a pachas con el PP de Feijóo negociando la Ley de secretos oficiales que el Gobierno -con la tibia protesta de UP- va a aprobar imponiendo un plazo de 50 años, ampliables a otros 10, para dejar ocultos los presuntos secretos oficiales del Estado español. Los que a buen seguro ni son tan secretos ni tan importantes.

Desde luego no creemos que en los archivos secretos del Estado español esté el nombre del verdadero asesino del presidente Kennedy, o la respuesta al cómo y por qué murió de repentina manera el Papa Juan Pablo I. Y, ni siquiera y en lo que a España se refiere, estarán los nombres de todos los autores y cómplices del golpe de Estado español del 23-F de 1981.

Sobre todo porque del golpe del 23-F se sabe casi todo y se puede decir que en esa conspiración estaban seguramente implicados los principales políticos y las primeras instituciones del país, con la excepción de Adolfo Suárez.

Y si no, y como un simple detalle, que alguien explique el por qué a primeras horas de la mañana del 23-F de 1981, ese mismo día, se duplicó el número de compañías de la Guardia Real que custodiaban la seguridad del Palacio de la Zarzuela. Y quienes dieron esas ordenes no dieron otras similares para reforzar la seguridad del Congreso de los Diputados que el coronel Tejeró asaltó el 23-F en las primeras horas de la tarde.

Pero el golpe no prosperó porque lo paró el mismo coronel Tejero -que lo puso n marcha- cuando vio la lista del Gobierno de ‘unidad nacional’ que pretendía presidir el general Armada y comprobó que en ella había dirigentes del PSOE y del PCE, como Gonzalez, Guerra, Tamames y Solé Tura.

Y Tejero, que ya había asaltado el Congreso de acuerdo con los generales monárquicos Armada y Milans, se indignó, le puso la pistola en el pecho a Armada y le dijo: ‘vete de aquí o te pego dos tiros’. Y luego le llamó a Milans y le dijo que para hacer ese gobierno no hacía falta un golpe de Estado.

Y el golpe se derrumbó y acto seguido los cómplices y conspiradores del golpismo se pasaron con entusiasmo desvergonzado y gran disimulo al bando democrático, donde Suarez había sido el único que se enfrentó a los militares y políticos golpistas y el que, como Carrillo y Gutiérrez Mellado, no se tiró al suelo del hemiciclo del Congreso como se lo exigieron a tiros Tejero y sus secuaces.

También puede que existan documentos y testimonios de la guerra contra el terrorismo de ETA y de la trama de los GAL. Y asuntos relativos a La Corona y también a la corrupción política, o sobre el Sahara y la tensa relación con Marruecos, o sobre el paso de armas nucleares de los EEUU por el territorio español, etcétera y poco más.

Pero no creemos que existan otros misteriosos asuntos que por ahora no se pueden desvelar. A lo mejor relacionados con OVNIS y extraterrestres que hayan podido ser avistados o descubiertos en nuestro país.

Motivos por lo que se nos antoja una exageración lo de ocultar por 50 años de secretos del Estado español. Con cinco ‘van que chutan’ y ya está bien. Pero a Sánchez todo lo que le sirva para disfrazarse de ‘estadista’ le encanta y a Feijóo también le encanta hacer de monaguillo -como diría García Page- de Sánchez para demostrar su ‘moderación’. Y por eso el PP votará con el PSOE la Ley de los secretos, como apoya el aumento del gasto militar o la ampliación americana de la base de Rota y a cambio de nada.

Y así todos tan contentos y a veranear. Y luego, y a la espera de lo que haga o decida Putin con el gas, ya veremos que más cosas pueden pasar. Aunque de momento llama la atención lo de los misteriosos decretos del Estado en España que nadie sabe cuáles son y si hay alguno que sea verdaderamente importante y de verdad.

Sobre el autor de esta publicación