Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

Soez e ilegal ataque de Sánchez a los empresarios

Sánchez en el Congreso de los Diputados

CongresoPedro Sánchez en una comparecencia en el Congreso

Siguiendo su grotesco guión de la conspiración de los poderosos y de los ‘señores del puro que se juntan en los mentideros de Madrid’ para decir que Sánchez se va retirar’, el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, decidió (durante la presentación en La Moncloa de su triunfal balance del semestre que termina) atacar de manera soez y demagoga a empresarios españoles por haber rechazado los impuestos especiales e ilegales que el Gobierno pretende imponer a la Banca y las empresas energéticas.

Y Sánchez declaró con señalamientos expresos: ‘he escuchado a algunos dirigentes de bancos, a la señora Botín y al señor Galán, en fin, creo que si protestan es que vamos en la buena dirección’. Le faltó decir lo de ‘ladran luego cabalgamos’.

La causa de semejante agresión al empresariado está en la decadencia del Presidente Sánchez (al que le acaba de estallar en las manos la sentencia de los ERES de Andalucía) porque no consigue dar la vuelta a encuestas que anuncian para 2023 el fin de su régimen ‘sanchista’ y autocrático de poder.

Y por ello Sánchez usa la demagogia barata de ricos insolidarios y pobres acorralados por la inflación. Pobres a los que llama ‘las clases medias’ y a los que ha abandonado con el fracaso y por la tibieza de sus medidas contra una inflación que ya está en el 10,8 %.

Entre otras cosas porque el Gobierno de Sánchez hizo una tardía y escasa bajada de los impuestos a la electricidad y a los carburantes -en vez de un inmediato IVA cero en ambos sectores, y del control absoluto de la ‘cesta de la compra’- y ahora viene a ‘culpar de la inflación al empresariado español.

A los que en la Banca y las empresas energéticas pretende imponerles una doble fiscalidad, añadiendo al Impuesto de Sociedades otro impuesto de ‘beneficios especiales’ sobre el que ya pagan las empresas. Lo que es de todo punto ilegal por las doble imposición sobre ‘el mismo hecho imponible’ y discriminatorio, con otras entidades nacionales y extranjeras del sector.

El Gobierno sabe que el doble impuesto es ilegal y por ello ha acudido a su camuflaje con la figura de una ‘prestación patrimonial pública no tributaria’. Lo que tampoco es aplicable a bancos y empresas porque semejante forma requiere previamente que esos bancos y empresas hayan recibido algún tipo de concesión o ventaja pública como lo sería una ‘explotación de obras o de servicios en régimen de concesión’, lo que no ha sido el caso ni ha ocurrido.

Motivos todos ellos por los que es muy probable que el Gobierno pierda en los tribunales estos nuevos y dobles impuestos disfrazados de ‘prestación’. Los que amenazan, además y por la inseguridad jurídica que plantean, que los fondos de inversión tan necesarios para reactivar la economía recalen en nuestro país. Y en el caso de la banca y como bien dice Gonzalo Gortázar, Consejero Delegado de CaixaBank, dañando el Gobierno con los nuevos y reiterados impuestos ‘la solvencia de las entidades financieras’.

Estamos pues ante un nuevo disparate de un presidente desorientado que no sabe cómo recuperar a ese electorado de ‘las clases  medias’ que se le va. Y que son españoles de bien que saben que Sánchez miente sin cesar y pacta, en contra de los intereses de España, con Bildu, ERC y UP -pactos que no citó en su balance semestral- para mantenerse en el poder al menos hasta que en 2023 se abra el nuevo curso electoral.

Como saben, y lo vieron con Zapatero en la crisis financiera de 2008, que los gobiernos ‘populistas de la izquierda’ son incapaces de abordar esta crisis de gran envergadura nacional e internacional. Y es en el ‘populismo radical’ donde Sánchez se acaba de instalar para intentar recuperar a unos votantes que ya están camino del ‘cambio de ciclo político’ y que no van a regresar.

Sobre el autor de esta publicación