Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

Ahorro energético: corbatas fuera

Ahorro energético: corbatas fuera

EFEAhorro energético: corbatas fuera

Fue el ex ministro de Industria Miguel Sebastián quien propuso la retirada de la corbata como gasto favorable al ‘ahorro energético’ en 2008, lo que en su momento le enfrentó al entonces presidente del Congreso de los Diputados José Bono, que se oponía a que los diputados se quitaran las corbatas por una cuestión de protocolo parlamentario, de lo que hizo caso omiso Miguel Sebastián al sentarse sin corbata en el banco azul del Gobierno.

Pues bien, el presidente del Gobierno Pedro Sánchez, que ayer anunció que el lunes el Consejo de Ministros aprobará un paquete de medidas para el ahorro energético, emuló a Miguel Sebastián y se presentó sin corbata en el acto de presentación de su triunfal balance político de los 6 primeros meses del año, recomendando a los españoles que prescindan de la corbata en la creencia de que ello permitirá prescindir del air acondicionado en los días de mucho calor.

Y preguntamos: ¿y ellas que tienen que hacer? No sabemos, pero lo que sí se sabe es que Sánchez en su eufórico balance se ha limitado a repetir el discurso de sus pretendidos logros que, días atrás, pronunció durante el ‘debate de la nación’. Según el cual las medidas anti crisis de su gobierno han sido un gran éxito, motivo por el que Presidente no acaba de entender por qué las últimas encuestas electorales le dan la victoria al PP de Feijóo.

El que según Sánchez, y ayer lo repitió hasta la saciedad a ver si alguien lo escuchaba desde la playa, está con los ricos empresarios y banqueros y no con las clases medias, que son precisamente las que ahora apoyan al PP y por algo será.

Por ejemplo porque esos ciudadanos están hartos de los infames pactos y concesiones políticas a sus socios de Podemos, ERC, Bildu y PNV de los que Sánchez no dijo ni pío en su balance; y porque saben que el PP va a gestionar mejor que PSOE y UP la crisis económica que tenemos encima y la que se avecina en el otoño entrante.

Y estas dos cuestiones son inamovibles y avalan el cambio político que ya anuncian las encuestas, a las que Sánchez promete darles la vuelta, lo que no va a conseguir mientras siga con UP -que además está en crisis interna y electoral- en el Gobierno y regalando soberanía, apoyo judicial y más dinero público a los separatistas vascos y catalanes.

Así se vio y comprobó en las recientes elecciones de Andalucía y así puede que se refrende en las citas electorales de 2023 porque el cambio político parece imparable e incluye un rechazo creciente a la propia persona de Pedro Sánchez que mintió a todos los españoles para llegar al poder y que sigue mintiendo para permanecer en él.

Sobre el autor de esta publicación