Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

Sánchez va a indultar a Griñán

El Supremo confirma 6 años de cárcel a Griñán y 9 de inhabilitación a Chaves

EFEFotografía de archivo de los expresidentes socialistas andaluces José Antonio Griñán y Manuel Chaves

El Presidente del Gobierno Pedro Sánchez va a indultar, en un próximo Consejo de Ministros, para que no entre en prisión, a Juan Antonio Griñán el que fue ex presidente de la Junta de Andalucía, ex presidente del PSOE y ex ministro de Felipe González.

El que acaba de ser condenado en sentencia firme por el Tribunal Supremo a seis años y dos días de prisión y a 15 años de inhabilitación, acusado de malversación y prevaricación en la gestión de fondos públicos del Estado destinados a favorecer el empleo.

Tal y como se describe en la sentencia que acaba de anunciar el Tribunal Supremo, confirmando y haciendo firme la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía sobre los fraudulentos ERE y pre jubilaciones en con los que, según la Fiscalía del caso, se malversaron con prevaricación 741 millones de euros destinados a la creación de empleo.

Después haber indultado a los golpistas catalanes del ‘procés’, empezando por el ex vicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, Sánchez no va a consentir -menudo es él- que un ex presidente del PSOE y de la Junta de Andalucía como José Antonio Griñán entre en prisión.

Por lo que Sánchez aprobará el indulto aprovechando el verano y con los argumentos de que: Griñán no se enriqueció con dinero público; y que dos de los cinco magistrados de la Sala del Supremo que confirmó la condena han emitido -‘desde su conciencia pro socialista’, imaginamos- dos votos particulares en los que se señala que el Tribunal debió hacer aceptado el recurso de Griñán ante el Tribunal Supremo y en consecuencia solo haber sido condenado por prevaricación a penas de inhabilitación.

Estamos ante el caso de corrupción política más grande de la Transición y ante unos delitos relevantes y repugnantes en los que se ha malversado y robado dinero público destinado a promover el empleo en Andalucía. Y ello en favor de pre jubilaciones falsas y ERES fraudulentos de amigos, familiares y empresarios afines al PSOE de Andalucía y altos cargos de la Junta bajo los mandatos de Manuel Chávez (quien también ha sido condenado por prevaricación) y José Antonio Griñán.

El que fue condenado por su responsabilidad en los hechos cuando era el Consejero de Hacienda de la Junta que presidía Chávez en años de 2004 a 2009, en los que se produjeron los hechos delictivos. De los que Griñán fue informado y advertido por agentes de la ‘intervención’ del Estado, sin que el entonces Consejero de Hacienda hiciera nada al respecto.

Griñán asegura, sin decir verdad, que él nunca tuvo noticia de todas las advertencias y denuncias de los interventores del Estado, porque quien los recibió fue su viceconsejera Carmen Martínez Aguayo (con condena igual que la de Griñán), lo que nadie cree en la fiscalía ni entre los magistrados del TSJA o del TS, y lo que no exime a Griñán, ‘in vigilando’, de ser responsable y de haber recibido en su Consejería unos informes que iban dirigidos a él.

Y que en su conjunto y cuando aparecieron los primeros indicios y noticias fueron ignorados por Chaves y Griñán. Y por ello ambos fueron condenados por más de que desde el PSOE se repita como exculpación de que ‘ninguno de los dos se llevaron dinero para sus bolsillos’. O sea, eran ‘delincuentes honrados’ al parecer condenados por un ‘exceso de celo de los tribunales’.

Y especialmente por la eficaz, excepcional y valiente instrucción de la juez Mercedes Alaya, que sufrió toda clase de presiones y descalificaciones del sector jurídico, político y mediático del PSOE andaluz.

Naturalmente, y a pesar de todo Sánchez a Griñán lo va a indultar y nadie en el PSOE o entre sus socios de Gobierno de UP protestará o dimitirá. A fin de cuentas y ello es verdad los indultos a los golpistas catalanes de Sánchez, a pesar de que prometió no indultarlos, eran más graves y escandalosos. Sin embargo a partir de ahora a Sánchez y a su nueva Ejecutiva del PSOE les va a costar y mucho hablar de corrupción.

Y explicar eso que tanto repiten a propósito de el Rey Juan Carlos I y de su ‘inviolabilidad’ de que ‘todos no somos iguales ante la Ley’. Desde luego los golpistas catalanes y pronto Griñán están fuera de esa pretendida igualdad.

Sobre el autor de esta publicación