Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

Atención al posible efecto ‘dominó’ de la economía

El gigante del gas controlado por el estado ruso Gazprom suspendió el 11 de julio de 2022 las entregas de gas a Alemania

EFEEstación compresora de gas en Mallnow

El curso político enfila su recta final hacía las vacaciones de verano, y deja en el aire y para el arranque del otoño en septiembre un sin fin de incógnitas e incertidumbres con alto riesgo económico para los ciudadanos europeos, ahí incluidos los españoles.

La primera cuestión a despejar es la de si el presidente Putin se atreverá, tal y como insinúa, a cortar el envío de gas ruso a las naciones de la UE, Alemania e Italia como las mayores damnificadas, provocando importantes restricciones energéticas a empresas, industrias y familias. Lo que ha provocado un aviso generalizado de la Comisión de la UE pidiendo al conjunto de los gobiernos de la Unión un plan de ahorro energético desde este mismo mes de agosto.

La segunda gran cuestión y pendiente de la primera es la relativa al impacto que de esta crisis energética se puede derivar en la inflación y desde ahí en los precios, los salarios y las pensiones. Y en definitiva también en el empleo cuando se acaben las contrataciones de la temporada estival. Lo que puede meternos en la senda de la recesión.

Y al fondo de todo ello aparecen el déficit, la deuda y los tipos de interés ahora que en los EEUU la FED está a punto de anunciar una importante subida, tras la que seguirá sus pasos el BCE, que el jueves puede anunciar una subida de tipos en la zona euro del 0,25 % y otras medidas para poder controlar la escalada de la ‘prima de riesgo’ con su particular incidencia en la deuda pública y en las hipotecas.

Se trata en su conjunto de un ‘efecto dominó’ que puede ir tumbando las fichas de la economía europea, provocando al final de la secuencia un gran malestar y revuelta social en las calles, con manifestaciones de todo orden y de muchos de los sectores productivos del país.

Si estos presagios se confirman en España los ciudadanos señalarán al Gobierno de Pedro Sánchez como principal responsable de la situación por no creer en los riesgos y no prevenir una situación de emergencia. Y, en ese caso, se volvería a hablar de la necesidad de un posible gobierno de ‘unidad nacional’ entre PSOE y PP, que difícilmente será viable con Pedro Sánchez de presidente, y menos aún si los ministros de Podemos permanecen en el Gobierno.

Y desde luego en estas circunstancias, o en otras parecidas aunque lo sean de menor intensidad, será muy difícil que el Gobierno apruebe fácilmente los Presupuestos de 2023 sin recortes sociales y no digamos cuando desde UP ya se está pidiendo un techo de gasto desmesurado.

Pero el presidente Sánchez no cree -ni ahora le conviene- en el riesgo de un estallido económico como no lo creyó su antecesor del PSOE Zapatero que, finalmente, tuvo que meter las tijeras y adelantar las elecciones para luego perderlas.

Y puede que sea a lo largo del mes de agosto cuando se empiece a ver la cresta del tsunami energético que amenaza a Europa, aunque algunos de los primeros gobernantes, como los de Francia y Alemania, Macron y Scholz, creen que Putin no se atreverá a cerrar el grifo del gas porque esa ruptura de Rusia con la UE sería definitiva y sin posibilidad de un arreglo mientras Putin permanezca en el Gobierno de Moscú.

Por lo que todavía queda un hilo de esperanza que sería mucho más fuerte si las negociaciones de paz sobre la guerra de Ucrania entre Moscú y Kiev se reanudan y encuentran un camino que conduzca hacia el alto el fuego. Y de ahí hacia hacia la solución pacífica final. Lo que al día de hoy parece difícil de imaginar pero no imposible si se aportan los esfuerzos necesarios para avanzar.

Sobre el autor de esta publicación

Pablo Sebastián

Pablo Sebastián, actual Editor y fundador del diario digital Republica.com, ha sido el primer periodista en fundar un diario exclusivamente digital de habla hispana en España y America, al iniciar esta su etapa profesional y digital en el año 1997 con EstrellaDigital.es, hace ya 25 años.

Pablo Sebastián, nacido en Córdoba en 1947, es licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra y desarrolló una amplia carrera profesional en la que trabajó en todos los diarios impresos de la Transición: ABC, Diario 16, El Pais, El Mundo y El Independiente que fundó y dirigió.

Asimismo fue delegado del Periódico de Cataluña en Madrid, director de Interviú, subdirector de Tiempo, y corresponsal de EFE, ABC y Cambio 16 en Bruselas. Y más adelante corresponsal de TVE en Paris, después de haber dirigido uno de los telediarios (TD3) de la primera cadena de TVE y haber colaborado en radio con RNE, COPE y Onda Cero.

Pablo Sebastián fue vicepresidente de la APE, Asociación de Periodistas Europeos, y luego secretario general y fundador de la AEPI, Asociación de Periodistas y Escritores Independientes. Tiene en su haber el ‘Premio del Periodismo Europeo, el Premio del Movimiento Europeo, el Premio Luca de Tena, así como el Premio a la Libertad de Expresión. Durante la Transición y en la oposición al franquismo fue representante, durante su estancia en Bruselas, de la Junta Democrática de España ante la Comisión Europea y el Parlamento Europeo.