Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

Yolanda eufórica y Calviño preocupada

El paro volvió a bajar en junio

EFEYolanda Díaz

Camino de la presentación de su plataforma electoral la vicepresidenta segunda del Gobierno Yolanda Díaz ha festejado las últimas y nuevas cifras del paro. Las que en su última encuesta registra una mejora del empleo que sin duda es estacional por el vigente periodo estival y las contrataciones en la hostelería y el turismo, por lo que las cifras son buenas.

Pero según algunos analistas de prestigio, como Miguel Sebastián, la mejora en el empleo que hoy se ha conocido (de 42.000 parados menos y 115.000 afiliados más a la Seguridad Social, en el mes de junio) es inferior a la que se esperaba con el renacer del turismo en nuestro país.

Pero la ministra de Trabajo no ha dudado en echar sus campañas al vuelo, como autora que es de la reforma laboral que según ella funciona muy bien. Sin embargo no todo son alegrías porque la vicepresidenta primera Nadia Calviño ha echado un jarro de agua fría sobre la mejora laboral al anunciar que a partir de ahora vienen unos ‘trimestres muy duros’.

Según Calviño con una subida incluida de la inflación y los tipos de interés lo que acabará dañando la recuperación económica del país, con el riesgo de recesión y, en ese caso, con frenazo a la recuperación del empleo.

Por lo que se puede decir que Calviño es más realista y tiene los pies en el suelo mientras que Yolanda Díaz está subida en su particular euforia de cara a su lanzamiento electoral. El que parece a punto de comenzar el próximo día 8 en Madrid en una sala de conferencias del antiguo ‘Matadero’ lo que no parece el nombre más apropiado para este acto político.

Al final el presente y futuro de la economía española y el empleo no va a depender de las vicepresidentas españolas del Gobierno, sino más bien de lo que está aconteciendo en la escena internacional. Porque si la guerra de Ucrania sigue y Rusia recorta el envío de gas a Alemania y a otros países de la UE en el otoño, entonces el impacto de todo ello en la economía española será muy malo.

Y no digamos si todo esto coincide con la subida de tipos de interés por el BCE en un país como España que tiene una gran deuda pública y bastante deuda privada, incluidas las hipotecas que afectan a muchos españoles.

De manera que mucho cuidado con la economía y su impacto internacional porque el horizonte que nos acecha no está nada despejado y en cualquier momento una inesperada tormenta económica y social se puede desatar.

Sobre el autor de esta publicación