Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

Cumbre OTAN: menos Europa y mal con China  

Foto familia OTAN

EFEFoto familia OTAN

No todo lo que ‘reluce’ en la cuenta de resultados de la Cumbre OTAN de Madrid es positivo para Europa porque porque hemos pasado de una Alianza Atlántica ‘obsoleta’, como dijo Trump en 2016 -o en situación de ‘muerte cerebral’, como declaró Macron en 2019-, a una OTAN renacida y fuerte que despliega tropas en el Este europeo y que eclipsa a la UE y la somete al liderazgo de EEUU y de su presidente Joe Biden. 

Algo que era impensable que ocurriera el pasado 23 de febrero, hace tan solo poco más de cuatro meses, y lo que se ha puesto en marcha en el seno de la Alianza Atlántica en un tiempo récord y como decisiva respuesta a la invasión de Ucrania por Rusia, el 24 de febrero de este año. 

Abriendo una crisis internacional y global de consecuencias imprevisibles, que ya ha causado miles de muertos en Ucrania y la destrucción de varias ciudades del país a manos del ejército ruso. Y que está teniendo efectos demoledores en la economía de Rusia, por las sanciones impuestas por Occidente, y también en las de la UE y EEUU por el alto impacto energético en la inflación y el crecimiento de las naciones occidentales.  

Pero la guerra de Putin y el renacer de la OTAN han dañado el protagonismo y liderazgo político de la UE en beneficio de la Alianza Atlántica y los EEUU, y en menoscabo de la Unión Europea y su incipiente ‘Europa de la Defensa’. 

De manera que Washington se queda ‘con todo’. E incluso logró no solo señalar a Rusia como enemigo o peligroso adversario sino que además los americanos incluyeron en el documento de ‘concepto estratégico’ de la OTAN duras críticas y advertencias a China.

A la que la OTAN ha acusado de tener ‘unas ambiciones declaradas y unas políticas coercitivas que desafían nuestros intereses, seguridad y valores’. Añadiendo que China ‘emplea una amplia gama de herramientas políticas, económicas y militares’ para lograr sus objetivos políticos. 

Un texto excesivamente duro para con China que daña las relaciones de la UE con el gobierno de Pekín, presentando a la Unión Europea como simple apéndice de los EEUU con una escasa autonomía en sus políticas exterior, económica y de defensa.  

Pero a ver quién se atreve, en las actuales circunstancias y desde la UE, a rectificar el documento estratégico que Biden se había traído escrito desde Washington ni en lo relativo a Rusia ni en lo que se refiere a China ni en los nuevos planes estratégicos de la OTAN. 

Y que de ir en lo relativo al despliegue de fuerzas de ‘intervención rápida’ de los aliados en las naciones aliadas del Este europeo, que en su mayoría van a ser americanas y que con seguridad estarán bajo el mando de generales americanos de la OTAN. 

Lo que le ofrece a los EEUU el liderazgo y mando absoluto de la OTAN al que añaden su nueva Alianza del Indo Pacífico, AUKUS, de Australia, Reino Unido y USA. Así como el control del G-7 en el ámbito económico (y donde Washington incorpora a Japón), al tiempo que mantiene como invitados de la OTAN a Nueva Zelanda y Corea del Sur, conformando el basto Imperio de los EEUU, en el que ‘nunca se pone el sol’. 

Un Imperio político, económico y militar que se ha articulado y reforzado por causa del ataque de Putin a Ucrania, logrando con ello el ruso y al contrario de lo que pretendía al atacar a Ucrania, ofrecerle a Biden una oportunidad inesperada, única e histórica que el líder americano ha sabido aprovechar.  

Sobre el autor de esta publicación