Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

La Europa de la Defensa en el núcleo de la OTAN

Putin corta el gas a la ‘Troika’ de la UE 

Putin corta el gas a la ‘Troika’ de la UE 

La guerra de Ucrania y el abandono de Europa durante de la presidencia Trump (y en cierta manera también de Biden con su nueva alianza de indo-Pacífico) nos tiene que llevar en la UE a la conclusión de que la ‘Europa de la Defensa’ -que está poniendo en marcha Josep Borrell- y por la que hace ya mucho tiempo apostó el general De Gaulle, es una necesidad imperiosa, vista la invasión de Ucrania, y también una garantía para que la OTAN no se aparte de sus valores democráticos fundacionales.

Sobre todo ahora que el Partido Republicano de los EEUU adquirió, bajo la presidencia de Trump -que amenaza con volver a La Casa Blanca, tras su intento de golpe de Estado-, una deriva populista y de extrema derecha que podría desvirtuar el rol de los Estados Unidos como primera potencia y líder  de la Alianza Atlántica.

De ahí que con prisa y sin pausas las primeras naciones de la Unión Europea    deben hacer esfuerzos para construir su propia alianza militar europea. Pero no en competencia con el resto de las grandes naciones de la Alianza como EEUU, Reino Unido y Canadá, sino como un núcleo duro complementario e integrado en la estructura militar de la OTAN. Pero con su independencia política y al margen de todo ‘sometimiento’ obligatorio al poder Washington.

Sobre todo cuando sobre el Capitolio de la capital americana se proyectan sombras inquietantes de involución democrática y de derechos civiles como lo acabamos de ver con la decisión del Tribunal Supremo (que Trump llenó de jueces ultra conservadores) de suspender en derecho al aborto en USA y dejarlo a expensas de lo que decidan las autoridades de cada Estado de la Unión.

Sin embargo la urgencia está ahora en la invasión y guerra de Ucrania y en su posible desarrollo y futuro desenlace. Una guerra atroz y desigual que no cesa en medio de un vendaval de destrucción impulsado por la fuerza y la superioridad de los ejércitos y armamentos de Putin, frente a la resistencia heroica del pueblo ucraniano, al que las naciones de la UE y la OTAN han de ayudar sin recato en los ámbitos políticos, económico y militar.

La Europa de la Defensa ha causado siempre recelo de la OTAN y de EEUU y del Reino Unido (país que siempre se opuso a su puesta en marcha, hasta que se marchó de la UE), pero lo ocurrido en Ucrania y en los años atrás en USA con la presidencia de Trump son hechos muy importantes que ahora se deben valorar y que justifican el proyecto y modelo defensivo europeo, que ya está en marcha y que debe avanzar a buen ritmo para convertirse en una cercana realidad.

Y que obligan a tener en cuenta a la UE como estructura política y militar a corto o medio plazo en el documento del ‘concepto estratégico’ de la OTAN que se aprobará esta semana durante la Cimbre de Madrid. Donde también deberá revisar la Alianza Atlántica sus conceptos de defensa e intervención y ampliar los límites de su ámbito territorial de responsabilidad, incluidos los ámbitos del Oriente Próximo y el flanco africano al sur del Mediterráneo tal y como lo ha pedido el gobierno español.

Sobre el autor de esta publicación