Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

La OTAN y la UE no dicen toda la verdad

Putin

Putin amenaza a Occidente con una Guerra nuclear a la que no se atreve, y la OTAN afirma que no intervendrá en Ucrania lo que podría no ser verdad si Rusia organiza una gran masacre. Y porque, si los aliados deciden atacar a Rusia en el territorio ucraniano, desde luego no lo van a anunciar dado que el elemento sorpresa en estos casos sería fundamental.

Putin va ganando la guerra en Ucrania pero la está perdiendo en Rusia y en el resto del mundo. Donde el liderazgo de Putin está por los suelos y ya sin visos de recuperación, una vez que Putin -que solo contó con cuatro votos a favor de Rusia en la Asamblea de la ONU- ha pasado de ser un colaborador comercial y hasta ahora un adversario político de Occidente a convertirse en el enemigo público a batir en todos los frentes.

Aunque antes de subir el escalón del enfrentamiento abierto de Rusia y la OTAN y no digamos el del armamento nuclear a Putin le queda todavía la represalia de cerrar el grifo de sus gaseoductos, que pasan por Ucrania, hacia Alemania y otros países aliados. Un delicado asunto con el que Putin y los aliados están jugando una partida secreta con las cartas marcadas.

Lo que podría explicar el por qué los ‘aliados’ todavía no han expulsado a todos los bancos rusos de Swift que gestiona la transacciones bancarias en todo el mundo y por qué Putin no ha cerrado el grifo del envío de gas a los países de la Europa occidental, y especialmente a Alemania.

Una partida secreta que podrían dinamitar unas bombas descontroladas de Rusia que rompan el gaseoducto, como estuvieron a punto de hacer estallar la gran central nuclear ucraniana. Y gaseoducto que también podría destruir el ejercito ucraniano a la desesperada destrozando las instalaciones del gas ruso que pasan por su país.

E incluso las aguerridas ‘milicias’ de Ucrania también pueden dinamitar en varios de sus tramos el gaseoducto ruso porque ellos que, están en la primera línea de combate, sí que tendrían mucho que decir en esta parte oculta de la guerra sobre la que la OTAN y la UE no están diciendo toda la verdad.

Y ¿qué pinta España en todo este conflicto y en el bando aliado? Nada y puede que cada día menos mientras Pedro Sánchez mantenga dentro de su Gobierno a los cinco ministros nombrados por UP. A los que aún mantiene en el cargo a pesar de que varios de ellos calificaron de ‘error’ el envío de armas a Ucrania, mientras otros se manifestaban contra la OTAN e incluso criticaban las sanciones de la UE a Rusia. Lo que, de seguir, así bien podría provocar la suspensión de la celebración, a finales de junio, de la cumbre que la OTAN tiene previsto celebrar dentro de tres meses en Madrid.

Sobre el autor de esta publicación