Blog de Pablo Sebastián. Presidente y fundador del diario de internet Republica.com

Bruto Feijóo apuñala a Casado y protege a Ayuso

Feijóo, Ayuso y Casado

EFEFeijóo, Ayuso y Casado

Habría que preguntarse, en medio del espectáculo de la auto destrucción del PP, que Ayuso desató con su ambición desmedida de convertirse en la líder de la derecha española, ¿qué pasará con Bruto Feijóo y su séquito si acaban apuñalando a Casado en la Junta Directiva Nacional del lunes o en un posterior Congreso del partido y poco después la Fiscalía Anticorrupción imputa a Ayuso por tráfico de influencias y malversación?

Es decir si se confirma la trama corrupta del Gobierno de Madrid de la que Casado advirtió a Ayuso para se explicara en privado ante la dirección del PP. Y que Ayuso, al sentirse descubierta, utilizó contra Casado haciéndose la tonta -lo que se le da muy bien- y la víctima de un ‘cruel’ espionaje, para lanzarse en público contra el presidente del PP. Al que luego le envió a las puertas de Génova 13 una infame legión llamándole ‘traidor’ y pidiendo su dimisión.

En coincidencia con El Mundo y ABC que, jaleados por M. A. Rodríguez, exigían en sendos y campanudos editoriales la dimisión de Pablo Casado remachando los puñales del ‘crimen político’. El que lleva meses urdiendo la ambiciosa Ayuso y que podría culminar el diletante Feijóo. Al que aclaman los opinadores del coro ‘ayusista’ prestos a recibir al gallego en Madrid con vítores entusiastas para su nuevo campeón.

Pero Ayuso ya sabe que su ataque feroz a Casado y todos los ‘contratos familiares’ de su hermano Tomás -el nuevo Juan Guerra- liquidaron su plan inicial de sustituir a Casado en el Congreso Nacional del PP del mes de julio. Para lo que ella necesitaba el control de los compromisarios de Madrid, de ahí la urgencia en convocar en marzo el congreso de madrileño del PP.

Pero ahora Ayuso, fracasada en la caza del PP nacional, se ha subido al carromato de Feijóo. Lo que no acaba de gustar al núcleo de conspiradores de Ayuso, Cayetana, Rodriguez, Aguirre y sobre todo al jefe del equipo que es José María Aznar porque Feijóo es persona de la máxima confianza de Mariano Rajoy.

Ahora la batalla orgánica está centrada en la Junta Directiva Nacional del lunes camino de un Congreso extraordinario del PP donde Casado tiene alguna oportunidad por su influencia en la organización, y al que espera llegar Feijóo casi en volandas, con el clamor de los medios conservadores del PP y con Ayuso -a la que el gallego no le ha tocado un pelo y protege porque la teme- bailándole la danza de los siete velos a su alrededor.

No cabe duda que aplicar el escenario de la muerte de Cesar, que William Shakespeare inmortalizó, a este caso de intrigas del PP es una exageración, sobre todo en la comparación de Casado con el gran emperador. Pero al taimado Feijóo la traición de Bruto le encaja a la perfección.

Sobre el autor de esta publicación