Alemania se pone en marcha

Angela Merkel y Olaf Schol

Ya está cerrado el pacto del nuevo gobierno tripartito de Alemania que va a presidir el nuevo canciller socialdemócrata Olaf Scholz y en el que ‘los verdes’ se llevan los ministerios importantes de Exteriores y Clima, además de la vicecancillería y los liberales el poderoso ministerio de Finanzas desde donde vigilarán de cerca la UE y el reparto y gestión de los fondos europeos.

El nuevo gobierno tomará posesión en diciembre y en ese momento Angela Merkel saldrá de la cancillería y de la política alemana, pero no descartamos que tarde o bien temprano ocupe un destacado lugar en las instituciones de la Unión Europea o en algún otro organismo internacional.

No en vano el prestigio de la canciller es muy alto -a pesar de la derrota que sufrió su partido- y goza de un generalizado reconocimiento entre todos los gobiernos de la UE, y también ante las potencias de EEUU, China y Rusia.

Y vamos a ver cómo se desenvuelve el canciller Scholz que tiene acumulada una dilatada experiencia de gobierno como el número dos de Merkel en los pasados años de la gran coalición de conservadores y socialdemócratas.

Y de especial manera veremos como actúa ante el nuevo gran rebrote de la pandemia del covid en su país, donde no se descartan confinamientos como los de Austria y medidas más drásticas como la vacunación obligatoria o la exigencia del pasaporte covid para los trabajos administrativos y lugares de ocio.

Como falta por ver cuál será la política económica de Scholz en el pacto del gobierno tripartito (‘semáforo’ le llaman por los colores rojo, amarillo y verde de los socialdemócratas, liberales y verdes), aunque se sabe que se piensan construir 400.000 viviendas, que se legalizará el cannabis, que la edad de votar bajará a los 16 años, y que está en discusión la posibilidad de subir el salario mínimo a 12 euros la hora y la regularización de inmigrantes.

Naturalmente en las políticas de Exterior y Defensa el nuevo gobierno va a seguir como hasta ahora alineado con las grandes naciones de la UE y en especial con Francia e Italia.

Y cabe esperar que Scholz y Sánchez, ambos socialdemócratas, mejoren las relaciones entre Berlín y Madrid. Mientras no se esperan relaciones entusiastas entre Londres y Berlín, después del Brexit y de las últimas fanfarronadas de Boris Johnson (por cierto muy a la baja en las encuestas británicas) sobre Irlanda del Norte y su compleja relación con la UE.

Se va Merkel y llega Scholz, el que era su número dos. Lo que en cierta manera garantiza un tranquilo traspaso de poderes sin grandes cambios ni sobresaltos en las políticas nacionales e internacionales que este nuevo gobierno tripartito piensa aplicar. Veremos qué ocurre pero a Olaf Scholz no le será fácil emular a la canciller Angela Merkel. La que en la historia de Alemania y con todos los honores ya está.