¿Adelanto electoral? Yolanda y Ayuso disparan las alarmas

Yolanda Díaz

| Europa Press

Aunque parece que no estamos en tiempo electoral eso se puede arreglar en un abrir y cerrar de ojos. No en vano Pablo Iglesias ya les ha dicho a sus ‘chicas’ de Podemos, Ione Belarra e Irene Montero, que si Yolanda Díaz no aclara pronto cuál será la posición de UP en la plataforma electoral, que la vicepresidenta está preparando ‘sin protagonismo de los partidos’, en ese caso UP debería provocar un adelanto electoral para abortar el proyecto de Yolanda.

Y ¿cómo se consigue ese adelanto electoral? Pues negándose Unidas Podemos a votar a favor de los PGE de 2022, después de haber armado una bronca política en las negociaciones sobre la reforma laboral. Y, si entones se adelantan las elecciones generales, Yolanda Díaz no tendrá tiempo para montar su plataforma y en la izquierda radical se impondrá la marca UP.

Partido donde Belarra y Montero empiezan a estar hartas del protagonismo de Yolanda, que no invitó sino que vetó a las dirigentes de UP para que no asistieran al famoso ‘aquelarre’ (Casado ‘dixit’) de Yolanda en Valencia en compañía de Colau, Oltra, García y Hamed.

Y llamativo es el último barómetro electoral del CIS que anuncia una subida de 2 puntos de Podemos hasta el 13,6 %, gracias al ‘efecto Yolanda’, lo que no festejan sino que preocupa a UP porque ese empuje a la vicepresidenta acabaría por enterrar a Podemos.

Cuestión que también le preocupa a Sánchez, porque si se constituye dicha plataforma de Yolanda y su tendencia ascendente en las encuestas continúa todo eso dañaría las expectativas electorales de Pedro Sánchez de cara a las próximas elecciones y en el beneficio del PP.

De ahí que a Sánchez tampoco le vendría mal ahora el adelanto electoral. Pero no impuesto por UP sino escogiendo él la fecha que más le interese, una vez que haya conseguido aprobar los PGE de 2022. Los que se le están complicando por las peleas internas de sus socios de Gobierno y por las pretensiones de ERC, ahí incluida su petición de derogar, en la Ley de ‘la memoria histórica’ la amnistía de la Transición.

Un adelanto electoral que no quiere ni le interesa a Yolanda y por eso insiste en que ahora toca ‘gobernar y gobernar’, hasta que ella monte su plataforma. Y un adelanto electoral que también le interesa a Pablo Casado para aparcar sus problemas con Isabel Ayuso en la creencia de que unos comicios a corto plazo los podría ganar el PP.

Partido donde no cesa la matraca política y mediática de Ayuso y Cayetana con la que ambas ‘brujas’ del PP no solo buscan la presidencia de Madrid para Ayuso, infringiéndole una derrota a Casado, sino también el liderazgo del PP nacional.

Sobre todo a la vista de otra encuesta del IMOP en la que se anuncia que en Madrid Ayuso le sacaría a Casado 15 puntos de ventaja. Lo que abre la incógnita de ¿cuántos puntos le sacaría Ayuso a Casado a nivel nacional? Un sondeo hasta ahora inédito pero que está a punto de llegar, lo que provoca temblores en el Partido Popular.