Ayuso, mentirosa compulsiva en ‘El Hormiguero’, y la encuesta

Ayuso Almeida

Ni la tregua en la festividad de La Almudena, ni el ‘cónclave’ del PP de este fin de semana en Puertollano -como tampoco lo consiguió la Convención Nacional de Valencia- pondrán punto final al desafío de Isabel Ayuso a Pablo Casado.

El embate tiene más calado y esconde una operación que, a todas luces, es de alcance nacional y pretende la sustitución de Pablo Casado por Isabel Ayuso al frente del PP, para lo que la presidencia del PP de Madrid es solo una primera etapa, como ‘primera fase’ es la encuesta del diario El Mundo -cómplice de la operación- sobre Almeida y Ayuso.

La que en la noche del martes demostró, con amplia sonrisa y altas dosis de cinismo, que es una mentirosa compulsiva durante la amable entrevista que Pablo Motos le hizo en el programa ‘El Hormiguero’ donde ella, que acusó a Sánchez de no decir la verdad, no dejó de mentir.

Ni sobre su traición flagrante a Pablo Casado, ni sobre su pretendido y falso buenismo -latiguillo constante- en defensa de la 'libertad, los empresarios, autónomos y ciudadanos'. Cuando lo cierto fue que ella no acató las normas sanitarias del Gobierno de Sánchez sobre las restricciones de movilidad en la etapa más dura de la pandemia, por puro electoralismo en vísperas de las elecciones del 4-M en Madrid. En las que arrasó con esta estrategia y por el hundimiento de Cs y el desembarco de Pablo Iglesias en la capital.

Especialmente grave, hasta repugnantes, fueron las mentiras de Ayuso (una vez que Motos ocultó o demostró no saber la verdad de lo ocurrido) sobre las muertes de los ancianos en las residencias de la tercera edad en Madrid. Y, en muchos casos, en condiciones tremendas, como lo denunciaron los soldados y mandos de la UME que entraron en esas residencias siguiendo la orden de la ministra de Defensa, Margarita Robles, y no a petición de Ayuso.

Y nada de médicos, enfermeras y soldados de la UME cogiendo de la mano a los ancianos moribundos, como dijo desvergonzada Isabel Ayuso en la entrevista de ‘El Hormiguero’.

Todo lo contrario, fueron esos soldados de la UME los que denunciaron, y en los tribunales están sus denuncias -las que ahora aterrorizan a Ayuso- del espectáculo dantesco que encontraron en las residencias de ancianos en Madrid, con cadáveres abandonados en dormitorios en los que los fallecidos compartían habitación con ancianos vivos y enfermos.

Muertes en la soledad y sin asistencia médica por culpa de la ‘circular’ que Ayuso envió a las residencias madrileñas de la tercera edad diciendo que los ancianos más graves y con problemas de movilidad no podían ser llevados a los hospitales de Madrid. Es decir, que había que dejarlos morir como casos terminales sin solución y sin la obligada prescripción médica caso por caso.

Esa es la verdad de esa hecatombe de ancianos madrileños. Y cuando se denunció en los medios Ayuso dijo que ‘no existía’ dicha circular, que solo era ‘un borrador’ y ‘no se distribuyó’.

Tres graves mentiras que quedaron en evidencia cuando las denunció el que fue el Consejero de Asuntos Sociales (de Cs) del Gobierno madrileño Alberto Reyero. Quien se opuso de manera frontal a dichas y mortíferas circulares y a la decisión de vetar el traslado de los ancianos graves a los hospitales -se salvaron los que tenían Sanidad privada-, y ‘circulares’ que aparecieron en las residencias de Madrid, por lo que Reyero finalmente dimitió.

La mentira y desvergüenza de Ayuso en ‘El Hormiguero’ sobre este asunto fue lamentable y es por lo que su PP de Madrid se opuso, con ayuda de Vox (partido cómplice de esta infamia), a crear en la Asamblea de Madrid una comisión de investigación sobre lo ocurrido en las residencias de ancianos.

Al PP de Pablo Casado, que quiere destruir Ayuso, le crecen los enanos. Porque a los negocios bajo sospechas de Enrique Arnaldo, candidato PP al Tribunal Constitucional que PSOE y UP van a votar sin vergüenza y ‘con las narices tapadas’, como dice Elorza, para renovar el TC, y la caída de Xavier G. Albiol en Badalona, tras conocerse sus negocios opacos en Belice, se le suma el incesante culebrón de Isabel Ayuso contra Casado, una operación que a todas luces dirige una trama del entorno de José María Aznar.

Y no solo para el control del PP de Madrid, con el rollo insufrible de la gran ‘ilusión’ que ella, Ayuso, presume haber despertado en Madrid. Esto solo es un primer paso, como pretenden los confabulados en pos de colocar Ayuso como la candidata nacional del PP frente a Pedro Sánchez de cara a las próximas o futuras elecciones generales.

Cada día que pasa parece más evidente la conspiración de Ayuso, en la que los diarios El Mundo y ABC parecen implicados, como se aprecia en sus respectivas líneas informativas y editoriales. Y como se vio en la encuesta del martes por Sigma 2 en El Mundo, en la que se presenta a Ayuso como muy superior en los votos madrileños frente a Almeida, sin explicar que Cs desapareció en la Comunidad de Madrid mientras resiste en el Ayuntamiento por la presencia de Begoña Villacís como vice alcaldesa de la capital.

Y todo ello mientras Ayuso tiende puentes con Santiago Abascal y el líder de Vox amenaza en Andalucía la estabilidad del Gobierno de Juanma Moreno, al negarse a apoyar los Presupuestos de 2022 y exigiendo la presencia de Vox en el Ejecutivo de San Telmo, lo que Abascal no pide en la Puerta del Sol de Madrid.

La encuesta de marras de El Mundo contra Almeida y Casado es solo un ensayo general, o la primera parte de una serie en la que no muy tarde veremos otro sondeo con la siguiente pregunta: ‘¿Quién cree usted que obtendría un mejor resultado frente a Pedro Sánchez en unas elecciones generales como candidato del PP, Isabel Ayuso o Pablo Casado?’.

Si el resultado de ese segundo sondeo en cuestión (puede que ya se haya ensayado ‘a puerta cerrada’) le da la victoria a Ayuso frente a Casado, pues a partir de ahí el clan de Aznar (Cayetana, Aznar, Aguirre, Rodríguez, El Mundo y ABC) pasarían a la tercera fase: forzar la convocatoria de unas ‘primarias’ en el PP a fin de que la populista Isabel Ayuso se proclame, desde la Puerta del Sol, candidata del PP a la presidencia del Gobierno de España.

Y de esa manera Aznar volverá a estar al frente del PP, con Cayetana como jefa de su Estado Mayor, y Miguel Ángel Rodríguez de nuevo en el rol de Iván Redondo. Y a partir de ese momento se abrirán unas negociaciones del PP con Vox para determinar si les conviene, o no, ir juntos a los dos partidos a las próximas elecciones generales, o si creen que por separado obtendrían más fácilmente una amplia mayoría para gobernar.

Esta parece, más o menos, la ‘hoja de ruta’ que creemos tienen ahora en el entorno FAES y de Ayuso. Y que se podría derrumbar en el caso de que Ayuso resultara imputada en alguna de las querellas que han sido presentadas en los juzgados de Madrid por su oposición a llevar a hospitales madrileños a ancianos muy enfermos infectados por el Covid que murieron abandonados durante la primera mitad de 2020 en residencias madrileñas.

Es cierto que aún es demasiado pronto para hablar de elecciones generales, pero si la economía mejora, la pandemia desaparece y el PP continúa con su crisis interna, Pedro Sánchez las podría adelantar. Y entonces ya veríamos lo que pasa en la batalla nacional del PP. Pero mientras tanto, esta mentirosa de Ayuso seguirá empeñada en torcerle la mano a Casado y hacerse con el control del PP nacional.

Anoche su clan de conspiradores estaban entusiasmados con la entrevista de Ayuso en el ‘El Hormiguero’. Lo que seguramente causó estupor, por su indiscutible trascendencia y altas cotas de cinismo y mentiras, en la máxima dirección nacional del PP, y con razón. Y, o la paran en seco, o Ayuso, que sí se sabe las canciones recientes que triunfaron en España (es lo suyo), acabará desbancando a Casado y abriendo una crisis monumental en el PP nacional para disfrute de Sánchez y de Aznar.