Serias advertencias del Banco de España y la OMS

El Banco de España ha hecho público un informe en el que alerta sobre la ‘vulnerabilidad’ de importantes sectores de la vida económica española. Una llamada de alerta que se suma a otra de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la que avisa que la situación actual de la pandemia del covid-19 en Europa es de ‘gran preocupación’.

A ello se le añaden inquietantes noticias oriundas de Alemania en las que se informa de 34.000 contagios de Covid en un solo día (en España ayer se registró un ascenso de la incidencia por encima del contagio medio) a la vez que el gobierno alemán teme un colapso hospitalario por causa de un virus infantil que afecta al sistema respiratorio.

Y para que no falte de nada crecen los temores de un ‘gran apagón’ y de la necesidad de acopio de alimentos por parte de los ciudadanos, como lo han aconsejado ya los gobiernos de Austria, Alemania y China.

Y todo ello mientras se confirma la crisis de suministros, materias primas y carburantes, lo que está en el origen de la advertencia del Banco de España que habla de la ‘vulnerabilidad’ de importantes sectores de la economía como el turismo, la hostelería, el transporte y la fabricación de automóviles.

Estamos ante un escenario muy complejo y con muchos frentes abiertos del que el Gobierno de Pedro Sánchez, inmerso en sus batallas internas sobre el laberinto de la reforma y en la búsqueda de los PGE, no parece interesarse.

Pero si están interesados de manera creciente y alarmada los ciudadanos y los medios de comunicación, lo que está provocando una espiral inquietud que ya veremos si no se convierte en una verdadera alarma social porque ya se empiezan a detectar escasez de productos de todo orden y también en el ámbito de la alimentación.

En línea con lo que ya ocurrió el año pasado durante los confinamientos que luego el TC declaró inconstitucionales y, por lo tanto, fuera de la legalidad.

Pero puede también que todos estos nubarrones internacionales, que se ciernen sobre la UE en general y nuestro país en particular, estén ayudando a Sánchez a cerrar con prisas las negociaciones en curso con sus socios y aliados.

Así ocurrió ayer con el proyecto de reforma de ‘la ley mordaza’, donde una vez más Sánchez acepta las imposiciones ajenas y puede que esta grave situación favorezca un pacto sobre la reforma laboral en el que Yolanda Díaz acabe por hacer importantes concesiones para incorporar a la patronal y cerrar un documento único que finalmente deberá aprobar la Comisión de la UE. Y todo ello mientras se aceleran los trámites parlamentarios para la aprobación definitiva de los PGE de 2022, lo que constituye la prioridad y la obsesión de Pedro Sánchez para lograr, hasta final de 2023, su permanencia en el poder y su estabilidad