Sánchez quiere un 'menage a trois' con Yolanda y Otamendi

El doctor Frankenstein que habita el dantesco palacio de La Moncloa ha vuelto a hacer de las suyas. Es decir, ha vuelto a mentir lo que es algo muy habitual en Pedro Sánchez, porque en definitiva vive de ello y la mentira es el arma secreta de su ‘manual de resistencia’.

La diferencia está en que, esta vez, ha mentido a sus socios de Gobierno, a UP, con Yolanda Díaz a la cabeza, la que se está ‘poniendo las botas’ de una gran notoriedad pre electoral con esto del tira y afloja de la reforma laboral. Sobre la que Yolanda lleva tatuado en la frente un ‘No pasarán’. Convencida la lideresa gallega de la izquierda radical que todo esto, tarde o temprano, acabara en unas elecciones anticipadas, como acaba de ocurrir en Portugal.

Pero de momento y en plena y pública bronca PSOE y UP se reunieron ayer en la llamada ‘mesa de seguimiento’, del pacto de Gobierno, pero solamente acordaron seguir hablando aunque dicen, sin decir verdad, que algo mejoró la situación.

Sánchez mintió cuando prometió a Podemos (y al PSOE) que derogaría la reforma laboral del PP. Y ahora todo eso que parecía ser un acuerdo cerrado entre dos, al final parece encaminarse hacia un ‘menage a trois’ con el jefe de la CEOE, Otamendi, invitado a la ‘cama redonda’ de la reforma laboral en agradecimiento de Sánchez por el apoyo que el patrón de la CEOE dio a los indultos de los golpistas catalanes entre lágrimas de viejo cocodrilo.

O sea que Sánchez ya no habla de ‘derogar’ la reforma laboral del PP sino de ‘modernizarla’ incorporando a la CEOE en pos de un amplio consenso y en aras de eso que su vicepresidenta Calviño -a la que Yolanda corre a gorrazos- llama una reforma ‘equilibrada’. Mientras que Yolanda entiende que ‘derogar’ es sinónimo de ‘liquidar’ la reforma laboral, y como dijo y volvió a mentir con ello Sánchez: ‘punto final’.

Y en estas estamos en pleno callejón sin salida y en espera que se serenen los ánimos a ver si se recompone la situación y se aleja el fantasma de las elecciones anticipadas. Salvo que Yolanda decida romper la baraja de la partida a tres, para no ceder ni un ápice y convencida como debería estar de que Sánchez la echará del Gobierno con los ministros de Podemos a nada que unos y otros (UP, ERC, PNV y Bildu) le den su apoyo a los PGE de 2022.

Sánchez siempre suele hacer lo contrario de lo que promete. Y esa es una norma en su comportamiento político en la que no suele fallar, de manera que ‘menage a trois’ o adelanto electoral. Yolanda decidirá.