La marcha triunfal del 40 Congreso del PSOE

03-07-2021 (I-D) La presidenta del PSOE, Cristina Narbona; el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y la vicesecretaria general del PSOE y portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso, Adriana Lastra, durante una reunión de los componentes del Comité Federal del PSOE, a 3 de julio de 2021, en Madrid, (España). Esta reunión ordinaria, compuesta por el máximo órgano de decisión del Partido Socialista, gira en torno a la aprobación formal de la fecha y lugar de celebración del 40 Congreso del PSOE, que la Ejecutiva propuso celebrar en Valencia del 15 al 17 de octubre; así como la aprobación de la Ponencia Marco para el 40 Congreso. Asimismo, este encuentro está marcado por el análisis político actual que, de manera habitual, ha realizado el presidente del Gobierno y secretario general del PSOE. POLITICA Isabel Infantes - Europa Press |

‘Ya viene el cortejo!/¡Ya viene el cortejo! Ya se oyen los claros clarines,/ la espada se anuncia con vivo reflejo,/ya viene, oro y hierro, el cortejo de los paladines’. La Marcha Triunfal de Ruben Darío debería ser la proclama de los heraldos que han de anunciar en Valencia la llegada de Pedro Sánchez al 40 Congreso del PSOE.

Un aniversario redondo que los socialistas actuales van a celebrar bajo la atenta vigilancia de sus socios de Podemos, ERC y Bildu, que son los que tienen en su poder las llaves de la estabilidad del Gobierno, de los PGE de 2022 y, en consecuencia, de la presidencia nacional de Pedro Sánchez.

El dueño y señor de ‘todas las Españas’, que a su entender son muchas y muy complejas, y el autor, el mismo Sánchez, de una imaginaria pieza teatral  titulada ‘Sí te vi no me acuerdo, perdida Transición’. El que sería argumento propicio como para que Sacha Guitry lo hubiera llevado al ‘Teatro Español’ de Madrid, como en su día lo hizo Josep María Flotats con su espléndida versión de ‘Beaumarchais’.

El liderazgo político de Sánchez es un monólogo sobre su enfermiza ansia de poder, en la que la palabra ‘España’ solo forma parte del decorado de ese imaginario soliloquio de la política de nuestro país, donde la mentira camina con patas largas sobre las alfombras del palacio de La Moncloa en cuya sala de máquinas está en permanente centrifugación la cohesión de la nación española y la marginación de la gloriosa Lengua Castellana, víctima de la persecución nacionalista.

España es una palabra que a Sánchez le suena a chino, y que no brillará en el 40 Congreso del PSOE en donde las Juventudes Socialistas jugarán a ser muy republicanas -la Segunda Republica liquidó el intento de independencia de Cataluña a cañonazos-, y donde Felipe González regresará al redil de su partido haciendo honor a ‘¡la piña!’ que él reclamó en los tiempos del GAL cuando Verá y Barrionuevo entraban en la prisión de Guadalajara al ritmo de unas palmas sevillanas.

Felipe Gonzalez besará en Valencia el anillo, del rubí rojo sangre de pichón, de su excelencia el presidente Pedro Sánchez, reconociendo por bueno el ‘Gobierno Frankenstein’ que pocos años atrás había denunciado Alfredo Pérez Rubalcaba. El mismo Alfredo que todos lloraron en el solemne funeral, del Congreso de los Diputados y del que Felipe Gonzalez dice acordarse mucho, lo que no se corresponde con su nueva pasión sanchista.

‘¡Ya viene el cortejo/, ya viene el cortejo!’ El próximo viernes llega a Valencia y la ciudad del Turia, por donde hace poco anduvo Pablo Casado, echará al vuelo las campanas ante la llegada de este nuevo Ben Yusuf a las torres de la Albufera, donde acampará por unos días convencido de que es el amo del país y de que en la España de ahora no cabalga ni siquiera hacia el destierro ningún Cid Campeador.