Sánchez avisa sobre la energía y Podemos se esconde

El presidente Sánchez ha hecho ante la UE un dramático llamamiento para que se aborde de manera conjunta y urgente la crisis energética que nos invade. Y que llevará en España el precio de la luz a cerca de los 300 € Kh, lo que en opinión del presidente español pone en peligro la recuperación económica de la UE, España incluida’, porque además se espera un duro invierno sin que se atisbe una mejora de la crisis energética internacional.

Una amenaza ya en curso que está repercutiendo de manera directa y muy importante en el IPC. Lo obliga a una subida de los salarios de funcionarios y de las pensiones del 2 % (que será poco) y neutraliza la cacareada subida de los 15 € del SMI. A la vez que empeora, de manera importante, el déficit público, la deuda y condiciona las cuentas públicas de los PGE de 2022, que ahora están en negociación, que muy pronto serán ‘papel mojado’ ante la crisis energética internacional que se acerca y la española en particular.

Y los de Podemos, que tenían como su primera bandera política lo de bajar el precio de la luz, pidiendo nacionalizaciones de empresas eléctricas y crear empresas energéticas públicas, están callados como muertos y ya no saben dónde meterse ni que decir al respecto.

Se conforman con la pantomima del ataque a la propiedad privada con la Ley de Vivienda sobre los alquileres. La que será declarada inconstitucional y que los ayuntamientos y CCAA del PP no aplicarán, como ya lo ha dicho Pablo Casado. Y probablemente tampoco la aplicarán los gobiernos de los partidos nacionalistas ni los del PSOE, porque hay muchos votos en juego.

O sea, Podemos iba a bajar la luz y estando en el Gobierno el coste de la electricidad se ha multiplicado de manera exponencial. Iba a controlar los alquileres y eso será imposible, iba a subir el salario mínimo y resulta que el IPC lo ha bajado, y pretendía subir las pensiones y también los sueldos de los funcionarios para 2022 y el IPC también amortiguará estas medidas.

De manera que los pretendidos triunfos de Yolanda Díaz son ficticios y de cartón piedra, por más que a ella le sirvan para controlar Podemos y crear su plataforma política y personal, al margen de UP. Como lo ha denunciado Monedero, mientras el tertuliano Pablo Iglesias dice que las siglas no tienen ninguna importancia.

Pero el presidente Sánchez acierta cuando denuncia ante la UE la gravedad de la crisis energética y la necesidad de articular respuestas urgentes y unitarias en el seno de la UE. Entre otras cosas porque Sánchez sabe bien que si se estanca la recuperación económica española, aunque ello sea por motivos del coste internacional del petróleo y del gas -a ver quién se atreve a criticar la actuación de Putin contra el disidente Navalni- los españoles ante el descontrol descomunal del precio de la luz y la subida del IPC dirán: ‘porco governo’.

Y las expectativas electorales de Sánchez empeorarán, aunque por ahora él se mantendrá en una euforia impostada ante el inminente 40 Congreso del PSOE pero a sabiendas Sánchez que la situación va a empeorar. Y que él y su Gobierno apostaron por la recuperación del crecimiento y la economía y ahora, ante riesgo de una gran crisis energética europea, empiezan a dudar y a temer que la situación española se estanque o incluso pueda empeorar.