Vuelco en Alemania pro SPD e inquietud en la UE

Los primeros resultados de las elecciones en Alemania anuncian la victoria, aunque escasa, de la SPD que lidera Olaf Scholz frente a la CDU de Armin Laschet. Lo que constituye un vuelco político importante en Alemania. Y, si se confirman estos resultados, una grave derrota de los conservadores de la CDU que en ese caso pasarían de un 33 % de los votos logrados en 2017 -con Merkel al frente del cartel electoral- a un pobre 24 %, mientras que los socialdemócratas subirían de un 20 % hasta casi el 27 %.

Sin embargo las cinco posibles coaliciones de Gobierno y pactos que SPD y CDU pueden acordar en los próximos días -incluida otra gran coalición- van a decidir quién será el próximo canciller y hacia dónde irá el nuevo gobierno alemán. Lo que preocupa mucho en la Unión Europea, porque Alemania es la locomotora de la economía en el seno de la UE.

Y como también el resultado final y el nuevo gobierno alemán preocupan e interesan y mucho en Francia, porque Paris y Berlín son ‘el eje’ sobre el que gira la gran política europea. Y también en Washington, Pekín y Moscú.

Y por supuesto preocupan e interesan en España aunque está claro que la victoria de la SPD será acogida con entusiasmo por Pedro Sánchez en La Moncloa, de la misma manera que la derrota de la CDU caerá como un jarro de agua fría en el PP de Pablo Casado.

Una derrota que empaña la retirada de Ángela Merkel aunque no su legado y prestigio político. El que debería de ser utilizado y reconducido en el interior de las instituciones de la UE en la primera oportunidad que se presente.

La derrota de la CDU tiene mucho que ver con su candidato Armin Laschet, cuya designación puede haber sido el único error de Ángela Merkel en su despedida y con últimos y muchos problemas en la gestión de la pandemia del covid en Alemania.

De la misma manera que en este país el debate ecológico alcanzó cotas muy importantes que explican el ascenso de Los Verdes de un 9 % hasta casi un 14 %, aunque no subieron tanto como esperaba su líder Annalena Baerbock que sin duda tendrá la llave para la formación de un gobierno de coalición.

Y desde luego la agitación constante de la extrema derecha de la ‘Alianza para Alemania’ en todo el país ha movilizado esta vez a los votantes de la izquierda y sobre todo de la SPD en menoscabo de la CDU y a pesar de los esfuerzos de Merkel por distanciarse de este partido extremo en donde se incluyen grupos pro nazis.

El vuelco político alemán se ha producido y es importante en favor de la SPD. Pero faltan los resultados finales y exactos y sobre todo conocer cuál será la nueva coalición para ver si el vuelco ideológico se ve acompañado por un gobierno con canciller progresista (y moderado) como Scholz, o si por el contrario la CDU con ayuda de los pactos consigue permanecer en el poder.