Ayuso regresa al redil del PP

La presidenta de Madrid, Isabel Ayuso, ha decidido rectificar la agenda de su viaje a EEUU y asistirá el sábado 2 de octubre y el domingo 3 al debate y al cierre de la Convención Nacional del PP en Valencia.

Lo que de momento parece cerrar la crisis que Ayuso creó en el seno del PP al exigir, en víspera de la Convención Nacional del PP en Valencia, adelantar el congreso madrileño del partido para ser nombrada ella, en fecha próxima, nueva presidenta del PP de la región de Madrid.

Cabe imaginar que en el pasado fin de semana el presidente del PP, Pablo Casado, e Isabel Ayuso han hablado y que ella ha aceptado rectificar y ya veremos si con la promesa de Casado de facilitar su presidencia en Madrid.

Pero también puede que Ayuso ha entendido el daño que estaba causando al PP nacional al haber abierto ella el debate de la presidencia madrileña, previsto para el Congreso del PP regional de la próxima primavera. Y al decir que no sabía si llegaría el sábado día 2 a la Convención del PP en Valencia, para asistir al debate de la ‘mesa de presidentes autonómicos’ del PP que está previsto para ese día.

Lo que de haber ocurrido Ayuso le habría creado un escándalo político y mediático a su partido en beneficio de Pedro Sánchez y del PSOE, y habría dañado seriamente el liderazgo de Casado. Y ello en un momento en el que las últimas encuestas están avisando de un repunte del PSOE y un frenazo y leve retroceso del PP que sigue liderando las encuestas independientes .

Pero la rectificación de Ayuso y su regreso al ‘redil’ del PP, como una oveja descarriada, recomponen la situación y le permiten a Casado un respiro, lo que tranquiliza a la dirección del PP y abre una tregua entre el líder nacional del PP y la presidenta madrileña.

Una rectificación de Ayuso en la que puede haber influido el entorno de José María Aznar al que algunos medios y dirigentes del PP lo habían señalado como el instigador de la rebelión -ahora solo temporal y acabada- de Ayuso, y que pudo haber sido organizada por su poderoso jefe de gabinete, Miguel Ángel Rodríguez, persona muy próxima a Aznar.

Vamos a ver lo que dura esta tregua entre Ayuso y Casado por cuanto los que parecen haber estado detrás de esta operación quizás pensaban que este conato de rebelión era un primer ensayo de Ayuso para el posterior asalto a la dirección nacional del PP. Lo que tampoco se debe descartar en el caso de que Sánchez, con la mejora de la pandemia y de la economía y una vez pacificado el frente catalán, consiga dar un vuelco importante a las encuestas y provoque con ello el desánimo y la desesperación en el PP.

Partido en el que Casado, una vez arreglada su relación con Ayuso, tiene pendiente y como prioridad la búsqueda de un pacto con Inés Arrimadas en pos de un acuerdo de integración de Cs en el PP para intentar que ese 3 % de votos que al parecer le quedan a Cs no se desperdicien en la próxima batalla electoral.

Un acuerdo que, en el corto plazo no parece factible pero en el que pueden ser decisivas las opiniones que desde Madrid y Andalucía tengan al respecto Begoña Villacís y Juan Marín, así como el propio Albert Rivera quien a buen seguro anda intrigando por ahí.

Aunque de momento Casado, respira más tranquilo, tras haber reconducido la crisis y el desafío que le había planteado Ayuso desde Madrid.