Sánchez no descarta una 'consulta' en Cataluña

Sonriente, casi radiante y optimismo a raudales así se mostró el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la entrevista que ayer noche concedió a TVE y que realizó, muy dignamente, Carlos Franganillo. Y en la que ofreció algunas noticias como que la ‘mesa de diálogo’ catalana se celebrará este miércoles en Barcelona y que él mismo presidirá la delegación del Gobierno español, asunto sobre el que existían algunas dudas en los últimos días.

Lo que podría significar que puede haber un acuerdo de última hora sobre el Prat, aunque Sánchez dice que, si el gobierno catalán no lo quiere, en dicho caso se aplazará la inversión. Lo que dudamos que así sea porque prioridad de Sánchez, y así lo recordó ayer, siguen siendo los PGE de 2022 y para ello necesitará los votos de ERC.

Más preocupante resultó la soltura con la que Sánchez habló de la posible celebración en Cataluña de una ‘consulta’ sobre los posibles acuerdos políticos de la mesa de diálogo, lo que suena a un posible referéndum camuflado y a una importante concesión a ERC. Y Dijo con entusiasmo: ‘claro que se puede votar’.

Afirmación de Sánchez que anoche mismo denunció el líder del PP, Pablo Casado, advirtiendo de la gravedad de esa predisposición de Sánchez a solo unas horas de la reunión de la ‘mesa de diálogo’ catalana. Y veremos a que nos conduce todo ello, pero no parece que a nada bueno, de manera que habrá que estar atentos.

Pero mientras tanto ayer noche Sánchez rectificó su veto del año pasado para que el Rey no fuera a la entrega de despachos de la Escuela Judicial de Barcelona y dijo como si ese incidente no hubiera ocurrido que ¡claro que puede ir el Rey’, o sea lo del año pasado ‘pelillos a la mar’. Sin embargo no quiso hablar del posible regreso del Rey emérito, al que tiene desterrado, a España

Y luego palos a granel al PP sobre el Poder Judicial, pero se niega a decir por qué lleva un año sin llamar a Pablo Casado para reunirse con él en La Moncloa. Y mucho entusiasmo, a raudales, sobre la recuperación de la economía y la mejora de la pandemia y sobre los 140.000 millones que van a llegar de la UE y que según él mejorarán la economía y permitirá subir el SMI pero no dice ni cuanto ni cuando, aunque asegura que lo subirá diga lo que diga la CEOE.

Tampoco responde sobre la diferencia entre Pablo Iglesias y Yolanda Díaz y se marca el farol de que les va a ‘retraer’ los beneficios extraordinarios a las empresas eléctricas de gas, para ‘topar’ las subida del gas pero reconoce que lo del precio de la luz no tiene arreglo a corto plazo, y dice que este es un problema internacional.

O sea que todo muy bien y que mañana tras el Consejo de Ministros hará las maletas para estar el miércoles en la ‘mesa de diálogo’ en Barcelona en la que seguramente espera vivir otro gran momento triunfal.