Sánchez concede 1.700 millones a El Prat

La ‘Comisión bilateral del Estado y Cataluña’ ha concluido con una lluvia de regalos del Gobierno de Sánchez al Ejecutivo de Aragonés en el que destaca el acuerdo-hallado en una reunión paralela en el ministerio de Fomento- la inversión en Cataluña de 1.700 millones para la ampliación del aeropuerto de El Prat de Barcelona, a lo que se añadirán más inversiones para lograr la conexión ferroviaria entre El Prat y los aeropuertos de Reus y Gerona.

Lo que podría ser un primer paso para la posterior entrega a la Generalitat de la gestión de El Prat, lo que supondría la renuncia de control de España del control de esa importante frontera de nuestro país.

Lo que sería un gravísimo error que afecta a la soberanía nacional y aunque la ministra Portavoz y Territorial, Isabel Rodríguez, declaró que la gestión de El Prat no fue motivo de estudio en la reunión de ayer, en ningún momento ha desmentido que esa cesión de la gestión de El Prat no se vaya a producir.

Lo que deja entender que esa cesión se hará en fecha no lejana y que está delicada y grave cuestión -que no les van a ceder por igual al resto de CCAA y a sus respectivos aeropuertos- forma parte de la agenda oculta de esta especial relación bilateral entre Sánchez y Aragonés, con la que Sánchez está comprando con fondos públicos y soberanía nacional su estabilidad presidencial y la de su Gobierno.

Empezando por la aprobación en el otoño de los PGE de 2022 que deberá votar ERC en compañía del PSOE, UP, PNV y otras minorías, lo que es una pieza maestra de la estabilidad del Gobierno de Sánchez.

La ministra Rodríguez ha hecho un balance muy optimista del encuentro bilateral pero los representantes de la Generalitat han calificado estos resultados de ‘insuficientes’ y se remiten a posteriores reuniones.

El que en relación con el reparo de los fondos de la UE la ministra comunicó a la Generalitat que esa cuestión deberá abordarse en el ámbito global de todas las CCAA, como se acordó en la Conferencia de Presidentes de Salamanca con el argumento de que así lo exige la transparencia a la que obliga la UE, una situación de la que discrepa la Generalitat. .

La ministra Rodríguez para justificar lo de El Prat -sin mencionar el corte de la inversión en la conexión ferroviaria entre los aeropuertos catalanes- informó que el Gobierno también invertirá a futuro1.600 millones en la ampliación del aeropuerto de Barajas de Madrid. Lo que nunca se ha abordado en una ‘Comisión Bilateral’ con la Comunidad de Madrid, de la misma manera que el Gobierno nunca habló de ceder al Gobierno de Isabel Ayuso el control de la gestión de Barajas.

De manera que el anuncio sobre el aeropuerto de Madrid se ha hecho para solo justificar los 1.700 M. de El Prat a los que se han añadido otras ayudas infraestructura y becas y en transmisiones de competencias. Todo ello en línea con la estrategia de Sánchez de ‘comprar’, con los fondos públicos del Estado y la UE y con cesiones de la soberanía nacional.