El ex ministro Fernandez Díaz imputado

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón ha imputado al ex ministro de Interior Jorge Fernandez Díaz y a la cúpula del ministerio que presidió por la trama criminal que, con fondos reservados del Estado, espió al ex tesorero del PP Luís Bárcenas para hacerse con las presuntas pruebas que Bárcenas tenía en su casa y despachó sobre la presunta implicación del ex presidente Mariano Rajoy en la corrupción del PP.

La imputación de Fernandez Díaz, que será juzgado por muy graves delitos, constituye un hecho procesal y político de la mayor gravedad, que afecta a un tiempo y un gobierno del PP y de Rajoy plagado de corrupción y origen de la moción de censura que llevó a Pedro Sánchez al poder.

Y está muy bien que el juez haya decidido imputar a Fernandez Díaz muy a pesar de que negó conocer la llamada operación Kitchen y tuvo el descaro, la cobardía y la desvergüenza de culpar de estos hechos a su número dos el ex secretario de Estado de Interior Francisco Martínez. El que señaló al ex ministro como conocedor y máximo responsable de esta trama criminal.

Aportando incluso llamadas y mensajes de teléfono que Fernandez Díaz tuvo el descaro de desmentir, acusando a su ex colaborador de fabricar pruebas lo que es el colmo de la desvergüenza de este mas que presunto delincuente al que le espera un duro procedimiento en el juicio que sobre todo esto se celebrará.

Y en el también están imputados los ex comisarios Villarejo, Pino, Gordo, Castaño y Ríos, el auténtico ‘estado mayor’ policial de Fernandez Díaz y Martinez.

Por el contrario han quedado libres de imputación el ex presidente Mariano Rajoy y su ex ministra Dolores de Cospedal y su marido López del Hierro. Aunque las sombras de sospechas que se ciernen sobre estos tres son muy alargadas y todavía queda por ver qué sale a flote durante el juicio donde no se descarta que algunos de los imputados pueda ‘cantar’ pactando con la fiscalía una mejora de su situación procesal.

Lo que está claro es que, en el ministerio de Interior de Fernandez Díaz, se organizó una trama criminal para sustraer a Bárcenas presuntas pruebas que podrían haber implicado a Rajoy en la corrupción.

Una banda criminal que utilizo dinero público para sufragar los gastos de la operación lo que complica y empeora la acusación contra Fernandez Díaz y Martinez, quien ya confesó parte de las actuaciones criminales que se van a juzgar. Y sobre las que debe de caer todo el peso de la Ley en una esperada sentencia que tarde o temprano llegará.