Sánchez se define en USA como ‘un político que cumple’

Ha dicho el presidente Sánchez en una entrevista televisada con la agencia Reuters en Nueva York el miércoles, nada más arrancar su viaje por los Estados Unidos, que él se define ‘como un político que cumple’, y que ‘le gusta cumplir’, mientras la Oposición ‘solo grita’.

Y alguien desde España debería enviar a ese canal americano de televisión los vídeos de todas y de cada una de las promesas que Pedro Sánchez no ha cumplido, empezando por la de no pactar con Podemos, Bildu y ERC y siguiendo con la de que no iba a conceder los indultos a los golpistas, para dejar en evidencia a este gran mentiroso nacional e internacional.

Sánchez, convencido de que en los medios americanos no conocen sus andanzas y trayectoria política, ha tenido la desvergüenza de presentarse como un político cumplidor y presumido, convencido de que nadie lo iba a desmentir.

Pero sería importante e interesante que la agencia Reuters, que distribuyó  esa entrevista ‘coloquio’, hiciera las aclaraciones oportunas -como las que le ha recordado Pablo Casado-, y dejará a Sánchez en el sitio de mentiroso que merece porque sus afirmaciones son tan falsas como innecesarias.

Y además resulta lamentable que un presidente del Gobierno de España no solo mienta con semejante sonrisa y desparpajo sino que además le falte el respeto a la Oposición española y diga de ellos que solo saben gritar. Con el agravante de presumir que el hace las leyes, después de lo que le acaba de ocurrir en el Tribunal Constitucional.

Estamos en un mundo comunicado tecnológico y audiovisual y los partidos de la Oposición, a los que ha denigrado Sánchez, deberían elaborar un serio y detallado informe audiovisual, recuperando las promesas incumplidas por Sánchez para que en USA se enteren de como es el personaje.

Y para que el canal la Agencia Reuters que lo entrevistó en un coloquio en la sede del Instituto Cervantes de Nueva York haga una contundente réplica a las mentiras del presidente español, que tuvo la desfachatez de postularse como un ‘político que cumple. Lo que es el colmo y lo que debe quedar en evidencia sin tiempo que perder.

Y ese ha sido el broche del inútil viaje de Sánchez a USA, en el que ha invitado a empresarios americanos a invertir en España, mientras desde Madrid su vicepresidenta Yolanda Díaz le enmendaba la plana y decía que los empresarios americanos y los fondos de inversión lo que tienen que hacer es ‘pagar más impuestos en España’.

Fondos e inversores que por otra parte han subrayado a Sánchez su gran preocupación por la reforma laboral en curso y por la política de alquileres de viviendas de su Gobierno que está poniendo en riesgo sus inversiones en el sector.

O sea, menudo viajecito de Sánchez a USA, donde el presidente Biden no lo ha querido recibir, y que ha concluido con su sonrisa de político ‘cumplidor’.