Arrancan los Juegos Olímpicos de Tokio 2020-2021

De buena nos hemos librado los españoles (y especialmente Madrid) con el fracaso de España en su pretensión de organizar en Madrid los Juegos de la Olimpiada de 2020, en el concurso que ganó Japón frente a los esfuerzos de la entonces alcaldesa de Madrid Ana Botella y del Comité Olímpico español.

Cuando en 2013 se tomó la decisión de Tokio, frente a Madrid y Estambul, nadie podía imaginar la catástrofe de la pandemia mundial del covid-19 que obligó a Japón a suspender la cita de 2020.

Y que el gobierno japonés con gran audacia y decisión ha trasladado a este viernes 23 de julio de 2021 en el que se celebrará sin presencia de público y a puerta cerrada de su Estadio olímpico la gran ceremonia inaugural, que será retransmitida a todo el mundo por televisión.

Serán unos Juegos muy especiales en los que Japón ha invertido mucho dinero y esfuerzo político y ciudadano. Y que se merecen acabar bien sin más y mayores problemas, si es que la pandemia -que ya ha espantado a muchos deportistas de élite- no empeora la situación a pesar de todas las medidas preventivas y excepcionales que ha tomado el gobierno japonés.

Unos Juegos en los que España ha enviado a más de 300 atletas y en el que nuestra Selección olímpica de fútbol no ha empezado con buen pie al lograr un modesto empate con Egipto. Y donde los primeros responsables de los equipos y atletas españoles esperan lograr -no sin cierto optimismo- la cifra de las 20 medallas.

Estamos ante unos Juegos televisados donde se espera un gran despliegue tecnológico y de realización de los equipos audiovisuales de Japón. País al que le deseamos toda la suerte del mundo para concluir bien sus anhelos con las que el movimiento olímpico pretende amortiguar, con sólo un año de retraso, la tradición y la continuidad de la gran fiesta del deporte mundial.

Hoy a media mañana -hora española- se inicia la ceremonia inaugural que concluirá, tras un muy esperado y sorprendente espectáculo oriental, con el encendido de la llama olímpica en el Estadio de Tokio en el que todo ya está preparado salvo la presencia y el calor del público que no podrá participar.