Los derechos adquiridos de los pensionistas son intocables

El Gobierno de Pedro Sánchez, los Sindicatos y la CEOE no pueden alterar y menos aún reducir los derechos adquiridos y consolidados de los españoles en materia de pensiones tal y como se desprende del ‘pacto de pensiones’, firmado por Sánchez y los líderes de los sindicatos y de los empresarios.

Esos derechos, que se pretenden alterar en aras de la pretendida estabilidad del sistema de pensiones, para los pensionistas presentes y futuros nacidos a partir de 1950 es un fraude de ley y un robo a quienes durante tantos años han estado cotizando por su jubilación de acuerdo con la normativa vigente en cada momento.

Y serán los tribunales y los ciudadanos en las urnas quienes decidirán sobre ello, además de las protestas sociales y ciudadanas que semejante locura pueden provocar.

Y no hay argumento de ‘sostenibilidad’ ni cosa que se le parezca para borrar de un plumazo los derechos adquiridos. Y si hace falta más dinero le toca al Gobierno buscarlo sin tocar los derechos consolidados de los pensionistas. Y sobre todo en un país donde el despilfarro del gasto público y clientelismo político es desmesurado y escandaloso.

Empezando por el elefantiásico gobierno de Sánchez y sus cientos o miles de asesores o contratados políticos encubiertos. Y siguiendo por el ruinoso y mal gestionado ‘Estado de las Autonomías’ que muy bien merece a estas alturas una reconversión y profunda reestructuración para reducir gastos. Y lo mismo ocurre con cientos de ruinosas empresas públicas.

Si a ello añadimos la pretendida reforma laboral del Gobierno de coalición, que conducirá a la destrucción de empleo, veremos que, a igual que ocurre con la cuestión catalana, todas estas decisiones sobre pensiones y laboral no tienen más objetivo que la permanencia de Sánchez en el poder.

No en vano se pretende reducir los derechos consolidados y legales de los pensionistas porque la reforma laboral que exige UP a Sánchez provocará pérdidas masivas de empleo, más perdidas de cotizaciones laborales a la seguridad social y en consecuencia escasez de dinero a la caja pública de las pensiones.

Las medidas que se tomen para las pensiones y pensionistas sólo deben de afectar a quienes se incorporen a ahora al sistema de pensiones y no para los nacidos a partir  de 1950. Y si hay que recortar de otras partidas o subir impuestos que recorten y se suban, pero no puede haber retroactividad en los derechos consolidados y adquiridos de los pensionistas españoles. Eso es inaceptable, injusto e ilegal. Y menos aún para garantizar a Sánchez la estabilidad de su presidencia y su gobierno de coalición.

Y que nadie se equivoque con la euforia oficial de la reactivación de los fondos de la UE y de la reactivación economía porque si todo eso es tan bueno como dice el Gobierno ¿a cuento de qué viene eso de reducir los derechos adquiridos de los pensionistas españoles?