Buenas noticias para España y para Sánchez

Por fin una excelente noticia: la presidenta de la Comisión de la UE, Ursula Von Der Leyen, ha comunicado ayer en Madrid al presidente Pedro Sánchez que la Comisión ha aprobado el Plan presentado por el Gobierno de España de ‘recuperación, transformación y resiliencia’.

Lo que significa luz verde de Bruselas para que nuestro país empiece a recibir los 69.500 millones de euros en ‘ayudas no reembolsables’ del total de 140.000 millones concedidos para España por la UE para el periodo 2021/2026, y de los que 70.500 restantes lo serán en créditos ‘a devolver’.

Lo que permitirá que nuestro país reciba este año de 2021 más de 20.000 millones -7.000 menos de los previstos en los PGE de 2021-, 9.000 de los cuales llegarán a España en este mes de julio, una vez que los países de la UE ratifiquen el visto bueno de la Comisión, a partir del 13 de julio en el Ecofin.

Según la Comisión el Plan español ‘responde de forma integral y equilibrada’ a las exigencias de la UE. Aunque recuerda que aún hacen falta retoques en lo relativo a ‘la reducción de la temporalidad en el sector público, el arranque de la ley climática y el despliegue de puntos de recarga eléctrica’ entre otras cosas.

Entre las que están por definir asuntos tan importantes como la reforma de las pensiones y de la normativa laboral. Donde Sánchez tendrá problemas con sus socios de Gobierno de UP, que ayer lograron el apoyo del PSOE a un sistema de control de los alquileres y que insisten en una nueva subida del SMI.

Estamos pues ante una importante noticia que va a impulsar con fuerza la recuperación económica del país en este año. Y que se une al incremento constante de la vacunación y la clara mejora de la incidencia de contagios en el país (por debajo de 100), lo que le ha permitido al presidente Sánchez anunciar que pronto se permitirá prescindir de la mascarilla (probablemente en julio) en las calles y espacios abiertos.

Un presidente al que la decisión de Bruselas -extensiva a otras naciones como Portugal, Italia y Grecia- constituye un espaldarazo a su gestión, y a su Plan, en un momento político muy complicado por la tensión que genera el anuncio de que, en pocas semanas, el Gobierno comenzará a aprobar los indultos a los golpistas catalanes.

Y ello 40 días después de que el PSOE sufriera un severo castigo electoral en las elecciones autonómicas de Madrid, el impacto de la invasión ceutí por Marruecos y el público desprecio del presidente Joe Biden a Sánchez en la cumbre de la OTAN.

Euforia inicial, pues en La Moncloa porque en julio comenzarán a llegar los fondos de la UE a España, pero cuidado con echar las campanas al vuelo. Porque para seguir recibiendo esas ayudas España tendrá que completar una serie de reformas estructurales que aún no están detalladas ni con su calendario en el Plan de Sánchez. Y ofrecer proyectos muy concretos y bien detallados, que serán vigilados y controlados por la Comisión, para seguir recibiendo los fondos de la UE.

Los que, dicho sea de paso, no van a mejorar el déficit ni la enorme deuda del país, aunque si las expectativas de crecimiento para 2021 y 2022 y la llegada de inversores extranjeros, mientras se va recuperando el turismo. Lo que este año aún está por ver, porque vamos con retrasos y desconfianzas, especialmente en lo relativo al importante turismo inglés.