El globo sonda de Junqueras se desinfla

Por más entusiasmo que pregone la ministra portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, para justificar los indecentes y puede que ilegales indultos a los golpistas catalanes hoy presos, haciendo una lectura muy optimista de la carta de Junqueras, lo cierto es que nada ha cambiado y que, como lo han confirmado los portavoces del Govern de Pere Aragonés, nadie renuncia, ni siquiera ERC, a una nueva declaración unilateral de independencia.

Con lo que el globo sonda del delincuente golpista Junqueras -a ver si en La Sexta TV empiezan a llamar al pájaro como le corresponde- se ha desinflado antes de tomar altura y le ha estropeado al gobierno de Sánchez el montaje publicitario con el que pensaban justificar los indultos.

Junqueras ha engañado a Sánchez como años atrás engañó a Soraya Sáez de Santamaría. Y todo el mundo sabe que su palabra de delincuente no vale nada, como lo acaban de demostrar su propio partido ERC y sus socios de gobierno JxC y la CUP. Los  que recuerdan que en el pacto de Gobierno a tres no solo no se excluye la declaración unilateral de la independencia sino que sigue abierta como una alternativa más.

Y que tome buena cuenta de todo ello el Gobierno de Sánchez y también la Sala Tercera del Tribunal Supremo. Porque las pretensiones de reincidencia de los golpistas y su no arrepentimiento siguen intactas. Como tampoco ha cambiado nada la ausencia de utilidad pública de los indultos que se resume en los beneficios que obtendrán los presos y el propio Sánchez para seguir en el poder.

Y bonito ridículo ha hecho el presidente extremeño Fernández Vara, que le teme a Sánchez como a un nublado, echando las campanas de Mérida al vuelo para festejar una carta de Junqueras que ha resultado ser una broma de mal gusto por más que a la ministra portavoz Montero le haya sabido a ‘gloria bendita’ como dicen en su tierra.

O sea, que poco le ha durado la alegría de Junqueras a este Gobierno en el que, por cierto, la ministra de Sanidad Carolina Darias acaba de dar marcha atrás en relación a las medidas de restricción del ocio nocturno y hostelería que anunció que se impondrían por la fuerza a las CC.AA. y que ha parado en seco la Audiencia Nacional.

Como también la vicepresidenta de Trabajo, Yolanda Díaz, acaba de frenar al portavoz de Podemos Rafa Mayoral quien declaró ayer que hay que ‘correr a  gorrazos’ al Gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, por haber incluido el informe del Banco el comentario de que la subida del SMI ha provocado la pérdida en España de más de 100.000 empleos. Lo que se dijo que podía ocurrir y lo que aún podría empeorar si Yolanda Díaz se empeña, como pretende, en subir más el SMI.

O sea, bonito está el Gobierno -con la ministra Laya de Exteriores sumida en una depresión político-mediática- y a la espera de los cambios que prepara Sánchez y en los que debería incluir a la ministra portavoz.