Marruecos vuelve a la carga contra España

Marruecos y el independentismo catalán saben que el presidente Sánchez atraviesa momentos de gran debilidad política -desde su derrota en Madrid- y se han lanzado contra España aprovechando: la reciente invasión de Ceuta dirigida por Marruecos y la presencia del jefe del Polisario en España; y la tormenta política y judicial provocada por Sánchez, con el anuncio de los indultos a los golpistas catalanes, que desprecian los condenados y sus partidos ERC y JxC.

Todo ello mientras crece en España la indignación general por los indultos y con la agresión de Marruecos, que ayer subió de tono con la emisión de un comunicado oficial de Rabat contra España en el que el Gobierno marroquí se entromete en la crisis catalana. Hasta el punto de decir: ‘¿Cuál habría sido la reacción de España si un representante del separatismo hubiera sido recibido en el Palacio Real marroquí?".

Comunicado de Rabat que ha provocado una indignada respuesta del presidente Sánchez en la que dijo que ‘es inaceptable que se ataquen nuestras fronteras por desavenencias en política exterior’, en referencia al Sáhara y a la presencia en España del líder del Polisario Brahim Ghali.

Que fue lo que provocó las iras de Marruecos en Ceuta y el comunicado de Rabat en el que se dice: ‘No podemos luchar contra el separatismo en casa y fomentarlo en casa del vecino’. Tras lo que Rabat recuerda que, cuando ocurrió el golpe catalán, ‘Marruecos fue uno de los primeros en ponerse del lado de la integridad territorial y la unidad nacional de su vecino del norte de forma clara y contundente”.

Y acto seguido el comunicado reconoce que tras la crisis de Ceuta subyace el problema del Sáhara Occidental que en su opinión ha empeorado España acogiendo al líder del Polisario en un hospital de Logroño, por lo que Rabat exige la clarificación de la posición de España sobre el Sáhara -después de que Donald Trump reconociera la soberanía marroquí de dicho territorio- y se pregunta: ‘¿Cómo, en este contexto, puede Marruecos volver a confiar en España? ¿Cómo podemos saber que España no volverá a conspirar con los enemigos del Reino? ¿Puede realmente Marruecos contar con que España no actuará a sus espaldas?

Naturalmente Marruecos no dice que la ONU no reconoce el Sáhara como territorio marroquí y que las resoluciones de las Naciones Unidas exigen un referéndum de autodeterminación en el Sáhara Occidental, lo que respalda España como antigua metrópoli de dicho territorio, y lo que ahora pretende cambiar Marruecos presionando a nuestro país.

Pero cuidado con Marruecos que, en este tipo de enfrentamientos, tiene poco que perder -lo hemos visto cuando lanzaba a inmigrantes y niños sobre Ceuta- y mucho que ganar para su causa sahariana porque siempre suele utilizar los momentos de una mayor debilidad política de España para presionar.

Así se vio hace ya muchos años en ‘la marcha verde’ del Sahara. La que ahora Rabat pretendió repetir a menor escala en Ceuta, tras el incidente de la presencia en España del líder Polisario y a sabiendas de que esta ciudad, como Melilla, son muy vulnerables frente a una invasión marroquí.

Por lo tanto mucho cuidado con la escalada de la tensión hispano-marroquí que sabemos como empezó pero no sabemos cómo discurrirá, por lo que no hay que descartar ningún escenario posible, lo que obliga a preparar una amplia estrategia en todos sus ámbitos, incluido el militar. Como se hizo con el despliegue de unidades de la Legión en Ceuta.

Y en estas circunstancias nos parece un disparate mayúsculo que Sánchez abra la caja de los truenos a los golpistas catalanes provocando una oleada de indignación nacional -e incluso el desprecio y amenazas del separatismo-  en lugar de buscar una gran acuerdo de unidad nacional ante la escalada -por ahora verbal- marroquí.

Un nuevo desafío del Gobierno de Rabat y del Rey Mohamed VI que Pedro Sánchez, convencido de que la crisis de Ceuta estaba superada con ayuda de la UE, no se esperaba. Ni supo prevenir pero que ahora le obliga a buscar un pacto de unidad nacional con Pablo Casado y el PP.

Para lo que necesita aparcar su proyecto de indultos a los golpistas que es lo que Sánchez debería de hacer de manera inmediata y mientras activa sus relaciones internacionales frente a la nueva presión de Marruecos y todos y cada uno de los resortes, sin excepción, de defensa de la unidad nacional.