El Supremo desmonta los indultos de Sánchez

El Informe preceptivo del Tribunal Supremo -no vinculante, pero que impide indultos completos a los condenados golpistas catalanes - ha caído como una ‘bomba’ sobre el despacho presidencial de Pedro Sánchez al que el alto tribunal acusa, a través de la petición de indultos, de ‘pretender corregir la sentencia dictada por el Tribunal Supremo’.

Al tiempo que el Informe del Supremo subraya que: ‘no se aprecian las razones de justicia, equidad y utilidad pública’ que podrían justificar las medidas de gracia a los 13 presos golpistas condenados. Y añade que en los condenados “no hay la más mínima prueba o el más débil indicio de arrepentimiento”.

A la vez, el Supremo le subraya a Sánchez que “el mensaje transmitido por los condenados en el ejercicio del derecho a la última palabra y en sus posteriores declaraciones públicas es bien expresivo de su voluntad de reincidir en el ataque a los pilares de la convivencia democrática’.

Mazazo pues del Tribunal Supremo al presidente del Gobierno y su falaz discurso de los pretendidos valores constitucionales de ‘entendimiento y concordia’, con los que Sánchez dice querer refutar actos de ‘venganza y revancha’. Que son precisamente las acusaciones que los condenados han hecho al Tribunal Supremo que los condenó, y a las que se suma Sánchez con sus indultos e impostados ‘valores’.

Lo que está levantando una oleada de indignación nacional en contra de los indultos del Gobierno y del presidente Sánchez. El que está demuestra que es capaz de todo y que la única ‘utilidad publica’ que busca con los indultos es su permanencia en el poder y el pago a UP y ERC de su investidura.

El informe del Tribunal Supremo es una importante pieza jurídica que va a sentar jurisprudencia. Y en ella se incluyen también precisos mensajes a la pretensión de Sánchez de modificar el delito de ‘sedición’ del Código Penal para así rebajar las penas de los condenados. Otra burda operación que desmonta el Supremo con alusiones y datos concretos relativos al derecho comparado en el delito se sedición en países como Francia, Alemania o los EE.UU.

Finalmente y si Sánchez insiste en los indultos, por la cuenta que le trae y para evitar elecciones anticipadas si UP y ERC rompen con él, conviene recordar que los decretos de indultos pueden regresar al Tribunal Supremo en recurso -por ejemplo de la acusación particular de Vox, personada en el proceso- ante la Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo que podría anular dichos decretos de los indultos del Gobierno.

Sobre todo si se constata, cómo parece cierto, que los decretos de indultos del Gobierno son fruto de una manifiesta ‘arbitrariedad’, lo que prohíbe el texto constitucional. Y lo que ya avala una sentencia, de 20/IX/2013, contra un indulto del Gobierno anulado por la citada Sala Tercera del Supremo en una sentencia que forma parte de la jurisprudencia viva del alto Tribunal.

El Tribunal Supremo cuya sentencia sobre el golpismo catalán Sánchez quiere alterar y rectificar con decretos de indultos, que a todas luces son ‘arbitrarios’ y que vendrían a justificar la intentona sediciosa y a criticar la sentencia condenatoria del Tribunal Supremo. Y todo ello con el objetivo de permanecer en el poder que Sánchez el ejerce de tan autocrítica manera, incluso intentando alterar y bordear la vigente legalidad.