Podemos se desmorona sin Iglesias

La marcha de Pablo Iglesias del Gobierno, de la secretaría general de UP y de la política aún no ha sido explicada por el que fue fundador de Podemos y ex vicepresidente segundo del gobierno de Pedro Sánchez. Pero ya está causando estragos en las perspectivas electorales de Unidas Podemos.

Puede decirse que la espantada de Pablo Iglesias se debe a un doble fracaso político y personal, por la deriva electoral a la baja de UP, y por el alto índice de rechazo que Iglesias generaba en la opinión pública.

Lo que no pasó con otros líderes de la izquierda radical como Julio Anguita, y como demostraban todas las encuestas sobre la valoración de los líderes políticos donde Iglesias siempre aparecía en el último lugar.

Pero resulta asombroso que Iglesias, que tocó el cielo del poder en enero de 2020 cuando asumió la vicepresidencia del Gobierno, un año y dos meses después anunciara su salida del Gobierno y, tras su fracaso en los comicios de Madrid, que dejaba su partido y la política. Y a los pocos días se cortó la coleta y desapareció.

Y puede que detrás de su marcha -algún día se sabrá- esté la que ha sido una mala y tensa relación con Pedro Sánchez de quien Iglesias se despidió por teléfono.

Y la sensación o la certeza de que el gobierno de coalición PSOE-UP está agotado por las concesiones que la izquierda tiene que hacer a los ‘hombres de negro’ de Bruselas, y porque Iglesia llegó a la conclusión de que en esta España y en esta Europa no hay sitio para su pretendida ‘revolución’ social, republicana y confederal.

Además Iglesias olió el deterioro del Gobierno y el ‘cambio de ciclo’ político que se inició en las elecciones de Madrid en beneficio del centro derecha. Y el propio y creciente declive de Unidas Podemos, partido al que la última encuesta de GAD3 (de ayer) le da un 8 % de intención de voto (cae un 33 % frente al 12 % de las elecciones del 10-N de 2019) y 17 diputados de los 35 que tiene ahora, lo que significa una pérdida más del 50 % de escaños. Y a no olvidar que en 2016 Podemos alcanzó ¡71 diputados!

De los nuevos partidos nacidos en 2014, Podemos y Ciudadanos, queda muy poco o están camino de una presencia testimonial o de desaparecer. Y de ello tienen muy buena culpa los graves errores cometidos por sus líderes Pablo Iglesias y Albert Rivera por causa de sus ambiciones personales y por el desprecio a la realidad política y la defensa del interés general del país.

Y menuda herencia, y además bicéfala, le deja Iglesias a sus dos sucesoras: Ione Belarre, persona de ninguna empatía y de discurso árido y radical, que se encargará de dirigir UP; y la vicepresidenta Yolanda Díaz como la futura cabeza de cartel electoral de UP.

Y ambas dos designadas por Iglesias lo que le deja a la IV Asamblea de Vista Alegre la sola opción de decir ‘amen’ a los designios de líder en fuga. El que puede tener la certeza de que tarde o temprano Sánchez se irá también. Y a lo mejor por causa de UP si rompe el gobierno de coalición para soltar lastre e intentar remontar el vuelo electoral.

Y si Podemos rompe el Gobierno y UP se desmorona electoralmente ¿Qué futuro le espera a Pedro Sánchez en España y en el PSOE? Pues sin duda un mal futuro y un pésimo final porque será castigado en las urnas y nadie querrá pactar con él.