Reaparece Sánchez en todo ‘su esplendor’ 

No sabemos si traerá ceniza en la frente y lucirá un hábito de penitente o si volverá a las andadas de sacar pecho en la derrota y el fracaso como suele hacer Pedro Sánchez frente a la verdad y la realidad. En cuyo caso nos dirá, hoy en el Congreso, que en ‘el jardín de las delicias’ de La Moncloa se ven ‘brotes verdes’ económicos y que a mediados de agosto habrá ‘inmunidad de grupo’ en España, regresando ‘el tío’ Sánchez al optimismo triunfal.

Pero lo cierto es que a Sánchez le ha abandonado su vicepresidente Pablo Iglesias casi sin despedirse, y acaba de sufrir una severa derrota en Madrid que retumba en el PSOE y en toda España. Pero que él desea circunscribir a  Madrid como algo pasajero y presumiendo de que aún le quedan dos años por delante de legislatura.

Lo que está por ver una vez que en Podemos descubran el verdadero y duro ajuste económico y social e impuestos a las clases medias que esconde el ambiguo Plan que Sánchez envió a la UE. El que, por el momento, parecen haberse tragado sin rechistar las ‘tres gracias’ que Iglesias ha dejado en el Gobierno: Yolanda Díaz la vicepresidenta y candidata; Ione Belarra, la jefa del partido; e Irene Montero, la ‘comisaría política’ de Iglesias en UP.

Desde las pasadas elecciones del 4-M en Madrid están pasando muchas y nuevas cosas en España. Basta ver la trifulca catalana entre Puigdemont y Junqueras para ver si manda el jefe de ERC desde la cárcel o el prófugo de JxC desde Waterloo.

O las públicas discrepancias entre entre Sánchez y su ministro de Justicia, Juan Carlos Campo sobre si las CC.AA. y los tribunales regionales tienen o no capacidad para recortar los derechos fundamentales de movilidad y de reunión. Lo que en buena lógica el TS no admitirá.

Y vamos a ver qué dice Pablo Casado, desde su obligada moderación, sobre la carencia de seguridad jurídica en la pandemia, el ambiguo Plan que Sánchez ha enviado a la UE, y los impuestos que vienen a granel. Cuestión que se convertirá en caballo de batalla desde su nueva y reforzada posición de alternativa cierta al ‘sanchismo’. Como habrá que ver lo que puede decir Inés Arrimadas desde su muy difícil y postrada situación.

Fue Sánchez quien, en la moción de censura a Rajoy, recordó una viñeta en la que el dibujante Ramón presentaba, en la revista Hermano Lobo, a un poderoso o gobernante en un mitin donde preguntaba a la multitud: ‘¿Que queréis a nosotros, o el caos?’ Y los convocados le respondían al unísono: ‘el caos, el caos’. A lo que el gobernante añadió: ‘es igual, también somos nosotros’.

Ahora el gobernante de la viñeta es Pedro Sánchez y el caos impera en la pandemia y la economía. Hasta tal punto que el Gobierno le ha dicho a los ciudadanos que no subirá los impuestos, con los que piensa machacar a las clases medias del país, si la economía no crece y seguimos en el caos.

Y en ese caso el pueblo llano, al que nadie le subirá el sueldo si mejora la economía y lo freirán a impuestos, dirá que prefiere que no se recupere la economía para que no suban los impuestos porque en el caos estará mejor. A esto hemos llegado, con este Gobierno de muy baja calidad en tan difícil momento para la nación.