El Pueblo contra Sánchez

Espectacular vuelco político en Madrid con importantes consecuencias en la política nacional, por el fracaso estrepitoso de Pedro Sánchez a manos de Isabel Ayuso, que consolida a Pablo Casado como alternativa nacional. Y que ha provocado el abandono definitivo de Pablo Iglesias de la política, así como el final de Cs y de su líder Inés Arrimadas que está obligada a dimitir.

Hemos asistido a un esperado y necesario veredicto del Pueblo de Madrid, e indirectamente del Pueblo de España, contra Pedro Sánchez y su régimen ‘sanchista’ de poder. Un régimen autoritario, plagado de mentiras y de una desastrosa gestión del Gobierno de España frente a la pandemia y la crisis económica. Y todo ello con el ataque a las instituciones y a la prensa y con alianzas de Sánchez con partidos separatistas y no democráticos como lo son Podemos, Bildu y ERC.

Y este desastre nacional Sánchez lo pretendió ocultar, ya en campaña, con un discurso falso y triunfalista el pasado 14 de abril en el Congreso de los Diputados. Discurso que Pablo Casado destrozó con quirúrgica precisión y que ahora acaba de ser rechazado y duramente castigado por el Pueblo de Madrid.

En unas hoy decisivas elecciones autonómicas en las que Isabel Ayuso, con su personal valentía y empatía ciudadana, ha destrozado al PSOE madrileño al lograr el PP 65 escaños contra los 24 del PSOE.

PSOE madrileño de Sánchez que, además, se ha visto superado en votos por Más Madrid aunque ambos empataron a 24 escaños, y elecciones tras las que Pablo Iglesias, que dejó el Gobierno y dinamitó la campaña con su discurso impostado del fascismo, ha tenido que dimitir, después de haber salido del Gobierno y del gran triunfo de Errejón y Más Madrid sobre UP.

Como pronto debe hacerlo Inés Arrimadas una vez que Cs no entró en la Asamblea de Madrid y se hundirá en toda España. Lo que se ha unido al reciente fracaso de Cs en Cataluña y anuncia la desaparición de Cs de la escena política nacional, y la unidad del centro derecha bajo el mando de Pablo Casado.

Y lo que deja a Sánchez en manos de Podemos, Bildu y ERC si se empeña en agotar la legislatura y como el principal autor y responsable de este gran fracaso político. Porque fueron Sánchez , y su equipo de estrategia de La Moncloa, los que provocaron el adelanto electoral madrileño al encender la mecha de la moción de censura de PSOE y Cs en Murcia que fracasó.

Ofreciendo con ello al PP la oportunidad de las elecciones de Madrid en plena crisis sanitaria y económica. Un error determinante el de Murcia al que Sánchez unió él no haber sustituido a su débil candidato Gabilondo, a quien primero le obligaron -desde Moncloa- a decir que no pactaría con Iglesias para buscar los votos de Cs y finalmente le hicieron cambiar su discurso y subirse al carromato bronquista de Iglesias, pidiendo incluso un ‘cordón sanitario’ contra Vox, partido que con 13 escaños aguantó el subidón del PP.

Lo que fue su definitivo error y acabó hundiendo al PSOE en Madrid donde más de 200.000 votantes del partido socialista se han pasado al PP además de 500.000 de Cs, respecto a las elecciones autonómicas de 2019.

En estas circunstancias ¿Qué va a hacer Sánchez tras huir de la derrota y la noche electoral? Seguramente acudir a ‘su manual de resistencia’. Pero por más que lo niegue sabe que la crisis sanitaria -con más de 150.000 muertos- y la económica no se arreglarán (como se lo ha dicho Felipe González) con vacunas y fondos europeos.

Porque la herida de España es muy profunda, es política e institucional, está bajo vigilancia de la UE y tiene en el corto plazo un nuevo desafío catalán. El Pueblo de Madrid ha hablado con una extraordinaria participación del 80 % y ha derrotado a Sánchez en defensa de la Democracia, la Libertad -como dice Ayuso- y también de la verdad.