Salvo el CIS, con el PSOE, todas las encuestas están con el PP

Se acabó oficialmente el baile de las encuestas -seguirán las clandestinas y frutales- y excepción hecha de la del CIS que daba la victoria a la izquierda, con la presidencia de Ángel Gabilondo. Todos las demás sondeos -incluidos los de El País, ABC y El Mundo, colocan al PP de Isabel Ayuso de ganador para la formación del nuevo gobierno madrileño con apoyo externo de Vox.

Este proceso electoral es agotador. Empezó el 15 de marzo tras el golpe de mano fallido de Sánchez y Arrimadas en Murcia y del adelanto electoral en Madrid, llevamos casi un mes y medio de agotadora campaña y todavía nos quedan cinco días de últimos coletazos -hasta el día de votación del 4-M- que van a ser de traca.

No en vano en estos días van a estar en juego los votos de los indecisos (que nadie sabe a ciencia cierta cuántos son, aunque se habla de entre el 9 % y el 15 %), del índice de la participación y del ritmo de movilización de los votantes de cada bloque de la izquierda y la de derecha.

Y también está pendiente saber que va a pasar con los votantes de Cs, si llegarán al 5 % para conseguir escaños, lo que niegan los sondeos, y si el PP le va a hacer a esta franja del centro político un llamamiento al voto útil de última para asegurar la derrota de Sánchez e Iglesias en Madrid.

Estamos pues en ‘la cuenta atrás’ de la jornada electoral, con dos días de fiesta de por medio -1 de Mayo del Trabajo y Dos de Mayo en Madrid- más el fin de semana, los mítines del cierre de campaña y la jornada de reflexión. Y ello tras el polémico debate de Telemadrid, y la ‘balasera’ que Iglesias desató en la SER con las cartas amenazantes con balas un partido que se ha empatado con la carta con balas dirigida a Isabel Ayuso y localizada en Barcelona.

Y con dos eslóganes de corte ideológico: ‘Comunismo o Libertad’ de Ayuso y ‘Fascismo o Democracia’ de Iglesias, quien se ha hecho el amo del flanco zurdo de la campaña, lo que le puede costar muy caro a Gabilondo si se confirma la victoria del centro derecha como anuncian la casi totalidad de las encuestas y si además sube mucho Más Madrid.

Un Gabilondo que propone cordones sanitarios contra Vox, que es partido legal y constitucionalmente reconocido (en vez de pedir algo así contra Bildu, que no ha condenado los crímenes de ETA), lo que imposibilita que Gabilondo pueda ser Defensor del Pueblo como pretendía antes de iniciar esta tensa campaña electoral.