Isabel Ayuso, ‘La Favorita’

Este miércoles vamos a asistir al primer y puede que el único debate televisado -a las 21:30 horas en Telemadrid, reproducido por La Sexta TV- entre los seis candidatos que optan a la presidencia de la Comunidad de Madrid.

Aunque está claro que en estos comicios del 4 de mayo están en juego más cosas que el primer despacho de la Puerta del Sol, porque el origen de estas  elecciones y los últimos acontecimientos las han convertido en test nacional o antesala de unas elecciones generales.

Y porque en el fragor del debate van a salir asuntos relevantes de política nacional -los candidatos están en su derecho- de lo que tiene la plena responsabilidad Pedro Sánchez por haber apretado en Murcia el ‘botón nuclear’ que además de fallido desencadenó las elecciones de Madrid y le regaló al PP de Pablo Casado la oportunidad de reforzar su liderazgo y alternativa tras haber estrellado Sánchez a Cs en la aventura murciana.

Hasta el punto que Cs podría quedar fuera de la Asamblea de Madrid si no logra el 5 % de los votos el próximo 4 de mayo, lo que pronostican muchos de los sondeos electorales. Y lo que podría significar el principio del fin de Cs en la política nacional, como se desprende del último barómetro del CIS que le otorga al partido de Arrimadas un 6,5 % del voto nacional.

De manera que para Cs y su candidato Edmundo Bal el debate en tv será una buena y puede que última oportunidad de salvar a su partido. Un debate de cinco contra Isabel Ayuso que se presenta como ‘La Favorita’ con un 40 % de intención de voto en todas las encuestas, seguida de lejos por Ángel Gabilondo con un  25 %, mientras el resto de los candidatos no superan el 13 % de los votantes.

Y vamos a ver de qué pasta está hecha ‘La Favorita’ y como se bandea ante dos reconocidos polemistas como Edmundo Bal y Pablo Iglesias. Aunque este último, desde que dejó de ser vicepresidente del Gobierno de España, se ha quedado en muy poca cosa. Los medios ya no le siguen como antes, no ha conseguido, como pretendía, superar a Errejón en Más Madrid y se ve que la política madrileña le aburre una barbaridad.

A Ayuso sus adversarios la van a presionar especulando sobre su posible pacto de Gobierno con Vox y, vista una temeraria incursión de Gabilondo, sobre las muertes por coronavirus en Madrid. Un ataque escabroso y de doble filo porque utilizar los muertos en la campaña electoral cuando en España, con 150.000 fallecidos por la pandemia, el Gobierno de Sánchez tiene el récord mundial de muertes por número de habitantes.

La reducción de impuestos que anuncia Ayuso y la gestión la pandemia en Madrid, con la que la presidenta en funciones dice haber salvado 300.000 empleos, serán dos cuestiones importantes. A las que se añadirán otras de interés nacional como la íntima relación de Sánchez con los nacionalistas de PNV, Bildu y ERC (cárceles vascas e indultos a golpistas incluidos).

Pero ‘La Favorita’, a la que sus adversarios pretenderán cazar en un gran error para convertirlo en titular de lo que resta de campaña, deberá no sólo no pisar terrenos resbaladizos sino cuidar y mucho sus modales, sus gestos y su tono porque todo esto tiene una especial importancia en tv.

Y está claro que Isabel Ayuso pretenderá convertir en su primer adversario al convidado de piedra en el debate que será Pedro Sánchez, eludiendo así a Gabilondo y a otros candidatos y propinándole a Iglesias de vez en cuando algún sonoro capón.

Y dicen quienes trabajan con ella que ‘La Favorita’ ha aprendido y mejorado mucho en los últimos meses, a pesar de que su bagaje político es escaso. Aunque está claro que su actual su éxito -basta ver las encuestas- reside en su empatía con los problemas y los ciudadanos de Madrid.