A Sánchez (y a España) se le cayó ‘el tinglado de la farsa’

Parece que en un santiamén se le ha venido abajo al Presidente Sánchez el mitin triunfalista e histórico con el que quiso anunciar un momento sublime para España, al presentar su pretendido Plan de Recuperación económica con Fondos UE y la lista de proyectos en los que su Gobierno piensa invertir miles de millones porque quedó al descubierto que el Plan no existe porque todavía no ha sido presentado ni aprobado en la UE. 

Y ni siquiera en su propio Gobierno por discrepancias con Podemos. Y por ello el Consejo de Ministros de este martes no pudo anunciar un acuerdo sobre el famoso Plan. Y Sánchez quiso suplantar este fracaso con un mitin eufórico de pretensiones históricas que se le ha quedado en poca cosa. Y buena prueba de ello es que solo hablo de inversiones y no dijo nada de las reformas estructurales que preocupan a la Comisión Europea y no aceptan los ministros de Podemos, sobre normativa laboral, impuestos, pensiones y alquileres, entre otras cosas. 

El tinglado mitin de la farsa de Sánchez, otro montaje de ‘Producciones La Moncloa’, se le ha caído a Sánchez con estruendo y mala suerte añadida porque en medio del espectáculo donde Sánchez presumía de su acelerado plan de vacunación, le llegó la noticia y el desconcierto de que la vacuna Janssen acababa de ser suspendida en los EEUU, por varios casos de trombosis (como con AstraZeneca), por lo que los americanos han decidido suspender la entrega de vacunas en Europa. 

Y esto altera los planes de la vacunación del Gobierno dado que dichas vacunas americanas de Janssen iban a llegar hoy mismo a España y se pensaban aplicar inmediatamente a las personas de entre 70 y 79 años (el colectivo de edad más retrasado). Creando otra gran bolsa de retraso y de inquietud ciudadana como las que se ha formado en torno a AstraZeneca, rechazadas por varios miles de ciudadanos que no acudieron a la cita de vacunación.

Sánchez se debía de haber ahorrado su eufórico mitin de La Moncloa ante los medios de comunicación y que hoy intentará repetir en el Congreso. Pero habituado como está a no decir la verdad y al auto bombo personal se empeñó en el espectáculo y se estrelló. Y ahora no tenemos ni famoso Plan de Recuperación económica ni plan urgente de vacunación, mientras sigue subiendo la incidencia de los contagios de la ‘cuarta ola’ y el presidente se niega a ampliar el ‘estado de alarma’ para facilitar el control de movilidad.

Pero este fracaso de Sánchez, en tan importantes proyectos no nos alegra ni nos complace porque en ambos fracasos y retrasos económico y sanitario pierde Sánchez pero también pierde España. Y eso es lo que ahora más nos preocupa y a todos nos debe inquietar. 

A sabiendas también, en lo que a los Fondos Europeos se refiere, que estos están bloqueados en Alemania y Polonia -a lo que Sánchez también le resta importancia- mientras se llena la boca con su retahíla sobre ‘la resiliencia, la transformación digital y la transición ecológica’, y toda clase de ‘regalos’ e inversiones para niños, jóvenes, mayores, dependientes y, por supuesto, con la siempre añadida cantinela de la ‘igualdad’.

Nos ha prometido el presidente Sánchez invertir 70.000 millones de euros en la modernización de España a lo largo de seis años pero eso que está muy bien y muy verde y por ahora no se puede confirmar ni echar las campanas al vuelo. Una vez que todavía queda mucho por negociar con la UE, en el seno del Gobierno y con los agentes sociales. Como falta por saber como va el proceso de la ratificación de los Fondos de Recuperación en todos los parlamentos de la UE. De manera que mucho cuidado y más prudencia, por lo que entretanto pudiera suceder.