Más allá de Madrid está el interés nacional

Angel Gabilondo | Foto de archivo

La batalla de Madrid incluye un conflicto político regional además de sus consecuencias y resonancias nacionales. Pero concluida la cita del 4 de mayo y sacadas las conclusiones que de ella se deriven para formar el nuevo gobierno de Madrid, la cuestión que se plantea es la siguiente: ¿en qué puede favorecer el resultado madrileño la grave situación general de España?

Si la respuesta a esta interrogante es más enfrentamiento entre los bloques ideológicos y mayor fractura política, el episodio madrileño habrá resultado inútil para el interés general del país. Y ello más que el PP haya conseguido renovar el gobierno de Ayuso, o por más que la izquierda haya logrado el entrar y apoderarse del gobierno de la Puerta del Sol.

Hay dos certezas: Ayuso ganará las elecciones y Gabilondo se quedará en segundo lugar. Y cabe imaginar, por imposible que parezca, que el PSOE le ofrezca al PP su abstención y un pacto de estabilidad en Madrid para evitar así que Ayuso dependa de Abascal.

Un pacto como el que Pablo Casado pudo haber ofrecido a Pedro Sánchez en la noche electoral del 10-N de 2019 para evitar que el PSOE pactase con Podemos, Bildu y ERC, como ocurrió.

Pero desde el 10-N de 2019 hasta nuestros días han ocurrido en España, la UE y en todo el mundo muy graves acontecimientos como son la pandemia del Covid que a los españoles nos ha costado 150.000 muertes, y una feroz crisis económica y social. Y esto, que es así, es la causa, por ejemplo, del gran pacto político de unidad nacional en Italia y debería ser un motivo más que suficiente para que PP y PSOE busquen un acuerdo parecido aquí.

¿Empezando por Madrid? Pues empezando por Madrid no estaría nada mal. Y seguro que, tanto en el PSOE como en el PP, más de uno se escandalice ante esa eventualidad de una entente bipartidista, pero fue así como se hizo y se construyó la Transición española y luego los ‘Pactos de La Moncloa’ en una situación española mucho más difícil que la actual.

Naturalmente resulta impensable de que ese gran y necesario pacto a nivel nacional y con la Puerta del Sol como kilómetro cero de esta andadura se pueda abordar durante la campaña electoral. Pero nos conformaríamos con que nadie excluyera esa posibilidad de pacto PP-PSOE para el día después del 4-M porque nuestro país necesita ese pacto o algo parecido para sortear los grandes problemas que tenemos encima y los que están por llegar.