Sánchez busca pelea con Ayuso 

Desde Senegal por donde deambula el presidente Pedro Sánchez atacó a la presidenta en funciones de Madrid Isabel Ayuso diciendo que las cifras de contagio de la pandemia en la Comunidad de Madrid son de ‘alto riesgo’ y acusando al gobierno de la CAM de no decir la verdad sobre la incidencia del virus en Madrid.

Lo ha provocado la respuesta inmediata y airada de Ayuso que, sobre esto de las presuntas mentiras madrileñas, le ha aplicado al presidente el dicho de ‘se cree el ladrón que todos son de su condición’.

Sánchez, que se aburre en esa absurda gira africana, sabe que el momento de la política española pasa por Madrid y anuncia, con sus palabras, que piensa entrar a fondo en la campaña electoral con el objetivo de forzar un cuerpo a cuerpo con Ayuso, para dejar fuera de juego a Pablo Iglesias -al que relega a su pelea con Santiago Abascal-, ningunear a Edmundo Bal y a Mónica Díaz y eclipsar a Pablo Casado con Ayuso en el PP.

Y también está claro que Sánchez, con su premeditada agresividad -cuando ataca es implacable, como lo recordará Rajoy cuando le dijo que no era una persona decente-, espera compensar la debilidad de su candidato madrileño Ángel Gabilondo.

Naturalmente Ayuso está encantada con la pelea que le plantea Sánchez porque ello dejan en segundo plano al resto de candidatos y ahí incluido al propio Gabilondo, motivo por el que Ayuso no tardará en decir que Sánchez se lanza contra ella en Madrid porque Gabilondo va mal en las encuestas electorales.

Pero a quien no le va a gustar nada esta pelea de Sánchez y Ayuso es al predicador Iglesias que en teoría dejó el Gobierno para entrar en la batalla de Madrid. Donde todo lo que ha conseguido hasta ahora es una bronca con violencia incluida contra Vox en Vallecas, y poco más.

Y en terreno de nadie siguen Más Madrid que parece consolidar su ventaja sobre Podemos y Cs donde Edmundo Bal cada día dice algo distinto a ver si de esa manera llama la atención y consigue sacar a su partido del profundo pozo en el que se metieron en Murcia y de donde no acaban de salir.

O sea que este fin de Semana Sánchez y Ayuso van a tronar en Madrid el uno contra la otra y viceversa y ambos están encantados de que así sea en menoscabo de los demás. Y que nadie lo dude, saltaran chispas y se derramará mucha sal gorda porque ese es el estilo de Sánchez y Ayuso para polemizar.