Sánchez, optimismo electoral de vacunación

Reaparece Pedro Sánchez, en plena ebullición de la precampaña electoral madrileña con un mensaje optimista sobre el ritmo de vacunación español. Anunciando que a finales de agosto el 70 % de los ciudadanos (33 millones) estarán vacunados lo que nos conduce a pesar de que ese objetivo se va a conseguir a finales de septiembre.

Pero Sánchez, que renuncia a ampliar el ‘estado de alarma’ que concluye el 9 de mayo, ha querido lanzar un mensaje optimista de corte preelectoral con el que tranquilizar a los españoles y especialmente a los votantes de Madrid, en unos comicios que se presentan inciertos y pueden tener un alto impacto político nacional.

Y todo ello cuando la cuarta ola de la pandemia vuelve a repuntar. Y cuando crece la inquietud en Madrid sobre el posible reparto de votos y escaños a lo que se añade la incertidumbre sobre los niveles de abstención que también pueden inclinar la balanza del resultado madrileño en favor de la izquierda o la derecha.

Y también en un momento en el que crecen las dudas sobre el riesgo de la vacuna AstraZeneca tras el nuevo caso de trombosis detectado en Asturias. Lo que de repetirse en España y en otras naciones de la UE puede alterar el volumen de las vacunas esperadas en nuestro país si se descartan las dosis de AstraZeneca.

Lo que en ese caso complicarían los planes del Gobierno sobre el ritmo de la vacunación y de la recuperación económica del país. Un escenario que nos llevaría a terrenos de incertidumbre en lo sanitario y en lo económico.

De manera que el optimismo sanitario anunciado por Sánchez, parece más un mensaje electoralista en apoyo de la candidatura del PSOE de Gabilondo en Madrid que como un pronóstico realista sobre el ritmo de la vacunación y la recuperación económica del país.

Optimismo dudoso al que tenemos que añadir los últimos datos del FMI sobre el crecimiento en España en 2021 que se sitúa en el 6,4 %. Lo que mejora en 5 décimas el pronóstico de enero del FMI pero queda lejos del 9,8 % que pronosticaban los PGE del Gobierno de Sánchez.

Baile pues de cifras de vacunación y de progresión económica y todo ello a rebufo de la campaña electoral madrileña que sigue ocupando la atención de la clase política y de los medios de comunicación.