El martes despedida de Iglesias y crisis de Gobierno

Después de trepidantes jornadas políticas, que se iniciaron el pasado día 10 con la fallida moción de censura de Sánchez y Arrimadas en Murcia contra el presidente López Miras del PP, y del sorprendente anuncio del líder de UP Pablo Iglesias de su salida del Congreso de los Diputados el día 15, hemos llegado a un breve compás de espera en la política española.

La que se reanudará el próximo martes con el último Consejo de Ministros al que asistirá Pablo Iglesias como vicepresidente segundo del Ejecutivo, tras su anuncio del pasado día 15 de que saldría del Gobierno y del Congreso para presentarse, como cabeza de cartel de Podemos, a las elecciones del próximo 4 de mayo en la Comunidad de Madrid.

Una sorprendente ‘espantada’ de Iglesias, sin previo aviso a Sánchez y por teléfono, que se consumará el martes en el Consejo de Ministros en el que Iglesias dirá su frasecita de marras de ‘ha sido un honor, muchas gracias y máximo respeto’.

Aunque lo cierto ha sido que su paso por el Gobierno de España, desde donde insultó a España diciendo que no es una democracia, ha sido todo un desastre, además de una exhibición de deslealtad al presidente y vagancia porque su gestión no ha existido a lo largo de los últimos 14 meses.

En todo caso la salida de Iglesias obliga a Sánchez a reformar la estructura de su Gobierno para nombrar a Nadia Calviño vicepresidenta segunda y a Yolanda Díaz vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo mientras a Ione Belarra y a petición de Iglesias, Sánchez la nombrará ministra de Asuntos Sociales.

También el martes se celebra en Cataluña la segunda votación -esta vez por mayoría simple- de la pretendida investidura de Pere Aragonés de ERC en el parlamento catalán. Y en espera de lo que decida Puigdemont sobre si JxC apoya, incluso para darle absoluta, a Aragonés o se opone para buscar una repetición electoral ahora que se ha hundido el PDeCAT.

Y siempre y cuando Junqueras no autorice a Aragonés a buscar un pacto con el PSC -como el que propone Podemos- cansados como están en ERC de las malas artes y ambiciones de Puigdemont.

Mientras tanto, en el preámbulo de la campaña electoral madrileña los actores en presencia están pendientes de las encuestas. Y de lo que pueda pasar con Cs. Es decir, si el partido de Arrimadas se hunde y no consigue entrar en la Asamblea de Madrid o si, por el contrario, alcanza el 5 % de los votos y logra 7 escaños que podrían ser decisivos para la gobernabilidad.

Pero todavía es pronto para ver cómo se va moviendo y decantando el voto del centro político y como se presentan los índices de participación y de la abstención. La que también va a depender de cómo esté la situación de la pandemia en Madrid en el día de la votación.