Casado de mudanza y Arrimadas ‘más fuerte’  

Dice la máxima ignaciana: ‘en tiempos de tribulaciones no hacer mudanzas’. Pues bien, Pablo Casado no escucha los consejos del Santo y anuncia, tras el batacazo electoral del PP en Cataluña, que abandona la sede nacional del PP de la madrileña calle de Génova 13, con el argumento de que la reforma del edificio ‘está siendo investigada’ en los tribunales.

Lo que es una llamativa manera de reconocer el ‘delito’ que se imputa al Partido Popular, por haber pagado la reforma de la emblemática sede con dinero negro de la corrupción y la doble contabilidad. Asuntos todos ellos sobre los que Casado afirma que la dirección del PP nunca más volverá a hablar de todo ello porque ‘las hipotecas políticas no son hereditarias’.

Cambiar de sede, aunque sea un gesto simbólico, no borra la historia de lo bueno y lo malo del PP, ni tampoco garantiza un nuevo PP. Y solo falta que el edificio, con sus fantasmas incluidos, lo acabe comprando Vox para poner sus siglas en la fachada junto a la Plaza de Colón.

Ha dicho Casado que el fracaso del PP en Cataluña se debió a una serie de malas coincidencias que califica como ‘la tormenta perfecta’ y en la que no incluye errores de la cúpula del PP. Lo que en cierta manera da la impresión que Casado no parece haber entendido que ‘la tormenta’ sigue activa y que, por el momento, no va a amainar.

En el lado anaranjado del centro derecha la líder, de lo que va quedando de Cs, Inés Arrimadas, después de haber perdido en Cataluña el 75 % de sus diputados (de 36 a 6) y el 90 % de sus votantes, ha llegado a Madrid y se ha enrocado en su muy deteriorado liderazgo.

Porque, tras reunir a la cúpula nacional de Cs y de culpar, de una manera infame a Albert Rivera de lo ocurrido el 14-F, sin asumir ella y su dirección el hundimiento de Cs en la cuna del partido. Y peor aún, Arrimadas, aunque reconoce el fracaso ha declarado: ‘me siento más fuerte que nunca’ (sic).

Casado anuncia una Convención del PP para el otoño imaginamos que de cara a una especie de ‘refundación’. En la que seguramente van a intentar incluir a Cs si en las conversaciones que se abrirán en los próximos meses entre los dos partidos se presenta una oportunidad para la unificación en pos de ocupar el centro derecha frente al PSOE y frente a Vox.