Sánchez gana en Cataluña pero ERC gobernará

La victoria del PSC en votos las elecciones generales del 14-F con empate a 33 escaños con ERC es una nueva victoria de Pedro Sánchez que puede ser insuficiente y ‘amarga’. Porque ERC querrá la presidencia de la Generalitat para Pere Aragonés en lugar de convertirse en el escudero de Salvador Illa.

Y más amarga aún la derrota para Pablo Casado en la PP que, no solo no ha podido beneficiarse del hundimiento de Cs, sino que además perdió 1 de los cuatro escaños que tenía y fue arrasado por Vox que entra en el Parlament catalán con 11 escaños, convertido en la cuarta fuerza política catalana.

Sánchez ha vuelto a ganar con su ‘efecto Illa’, lo que es una buena noticia para Cataluña pero parece imposible que pueda convencer a ERC para que Illa pueda ser el nuevo presidente de la Generalitat con ayuda del PSC, ERC y Podemos. El partido de Iglesias que mantiene sus 8 escaños pero que ha perdido el 50 % de sus votos, mientras la CUP pasaba de 4 a 9 con la ayuda de su militancia joven que no cayó en la importante abstención del 46 %.

Y todo ello mientras el JxC de Puigdemont quedaba en tercer lugar detrás del PSC y ERC, pero con 32 escaños. Con los que intentará forzar un nuevo gobierno separatista con ERC y CUP, si se mantiene el pacto escrito de un cordón sanitario contra PSC, lo que parece que abonará Junqueras.

Salvador Illa anunció anoche que presentará su candidatura a la investidura como presidente de la Generalitat hacia un nuevo tripartito. Pero está claro que ERC puede lograr la presidencia de la Generalitat con apoyo de JxC y la CUP y no renunciará a ello en el beneficio del PSC. Ni lo entenderían ahora las bases del separatismo catalán.

Con lo que en Cataluña las cosas siguen como están. Pero en España hay cosas que pueden cambiar porque el PSOE no necesita el apoyo de Iglesias para gobernar en Cataluña por lo que Sánchez, que tiene los PGE de 2021, las vacunas y fondos de la UE puede prescindir de Iglesias cuando quiera y lo considere necesario y a buen seguro que se lo va a pensar.

Y cuidado con el PP de Casado porque el batacazo que se ha dado ayer en Cataluña, arrasado por Vox, y todo lo que le espera en la Audiencia Nacional en las próximas semanas puede obligar a este partido a una refundación en profundidad y puede que en coincidencia con Cs, pero también puede que sin Casado y con el esperado Feijóo.

En Cataluña nada nuevo bajo el sol electoral del 14-F lo que es un desastre para el pueblo catalán que seguirá en la fractura ciudadana y en la ruina económica y social. Pero atención en los posibles cambios en la política nacional tanto en el Gobierno de Sánchez (con o sin Iglesias) como en el centro derecha (con o sin Casado y Arrimadas), porque en todo esto hay muchas cosas y muy importantes que pueden pasar.