¿Qué pasará después del 14-F?

La campaña electoral de las elecciones catalanas ha llegado a su final y estamos a la espera de los resultados del próximo domingo, pero es hora de comenzar a analizar lo que ocurrirá el día después en Cataluña y en España, porque del resultado de estos comicios se van a derivar posibles consecuencias en la vida política nacional.

En Cataluña, no se espera nada nuevo si el cordón sanitario de los partidos separatistas contra todo pacto de Gobierno con el PSC se convierte en realidad.

Por lo que tendremos un nuevo gobierno de coalición de JxC y ERC con el apoyo de CUP, desde donde se pedirá una reunión de la llamada Mesa de Diálogo en la que los separatistas van a exigir un referéndum de autodeterminación y la ‘amnistía’ de los presos y prófugos del golpismo catalán.

Dos peticiones que están al margen del marco constitucional y que por lo tanto son inviables, salvo que el presidente Sánchez decida ponerlas en marcha, como tales o bien ‘camufladas’, en espera de la decisión del Tribunal Constitucional.

En el ámbito nacional y, vistos los ataques del vicepresidente Pablo Iglesias a la democracia española, que fueron criticados abiertamente por seis miembros destacados del Gobierno de Sánchez (Calvo, Calviño, MJ Montero, Marlaska, Laya  y Robles) cabe esperar que el Presidente aclare esta situación que inquieta a su Gobierno, en el PSOE y en la UE.

Y puede hacerlo Sánchez mediante el cese de Pablo Iglesias y de sus ministros de Podemos, para gobernar en solitario ahora que ya tiene los PGE de 2021, las vacunas y los fondos de la UE. O puede Sánchez quitar importancia a las diatribas de Iglesias y continuar con él en el seno del Gobierno de coalición hacia el fin y cambio del Régimen de la Transición y en pos de la III República.

Ninguna de estas opciones se puede descartar. Sobre todo si Junqueras aceptara en Cataluña un Gobierno que presida Illa –si el PSC gana las elecciones- en cuyo caso el apoyo de Podem al tripartito catalán sería necesario y un argumento para que Pedro Sánchez mantenga a Iglesias dentro del gobierno nacional.

Otra consecuencia nacional de los comicios catalanes podría ser la derrota en Cataluña del PP a manos de Vox y el hundimiento de Cs, que ya anuncian las encuestas.

Si esto ocurre, y se complica en los tribunales la corrupción del PP, en ese caso el PP deberá sustituir a Casado a favor de una refundación a la que se podría sumar Cs, para configurar un nuevo partido del centro derecha español.