Jaque a la Princesa Leonor

No sabemos si este país llamado España se le escapa al presidente del Gobierno Pedro Sánchez de las manos o, al contrario, está bajo su absoluto control, en sus manos, aunque aún no ha decidido que hacer con él dado que no tiene claro el rumbo que tomará al término de la cita electoral del 14-F en Cataluña porque el resultado puede ser decisivo en su hoja ruta.

La que Sánchez va cambiando según venga el viento y siempre y cuando se le garantice su permanencia en el poder. Por ello el ‘gran timonel’ de la nave del Estado -a la deriva- ha callado y consentido cuando su vicepresidente Pablo Iglesias dijo que ‘España no es una democracia’. O que Puigdemont es un ‘exiliado político’, lo que ha dado pies al ministro ruso de Exteriores, Lavrov, para mofarse de España y decir que en nuestro país ‘hay presos políticos’.

Mientras, las ministras Calvo, Calviño, Laya y Montero corren azoradas por los pasillos de La Moncloa echando agua de colonia al incendio y diciendo que a Iglesias hay que interpretarlo en ‘clave electoral’ catalana. O sea que nada de esto tiene importancia, ‘pelillos a la mar’.

Ahora otro incendio ha estallado en el programa ‘La hora’ de La 1’ de TVE cuando, mientras se informa sobre la próxima marcha de la Princesa Leonor a un colegio de Gales a estudiar el bachillerato, durante más de un minuto la información se acompañó con un rótulo en el que se decía: ‘Leonor se va de España, como su abuelo’. En alusión a la marcha del Rey Juan Carlos I a los Emiratos Árabes.

Una falaz e intencionada agresión a una menor, la Princesa de Asturias, que es la heredera de La Corona de España. La que TVE calificó de ‘error’ para luego destituir al autor del rótulo, cuando corresponsables de la infamia son la directora del programa, Mónica López, y el realizador que mantuvo en pantalla el rótulo durante más de un minuto.

Pero esto, que naturalmente ha organizado el lógico revuelo político, es lo que pasa en la RTVE del presidente Sánchez. Y se suma a otros ataques a La Corona lanzados desde el Gobierno de España como cuando el ministro Garzón dijo que el Rey Felipe VI había ‘roto su neutralidad y maniobraba en contra del Gobierno’.

O cuando el presidente Sánchez impidió al Monarca y Jefe del Estado viajar a Barcelona para asistir a un acto académico judicial, porque su presencia en la Ciudad Condal ‘dañaba la convivencia en Cataluña’ como declaró el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo. O cuando Sánchez presionó para la marcha del emérito y su no regreso en Navidad.

Llueve sobre mojado, ahora en el Principado de Asturias donde Leonor desempeña una espléndida labor. O sobre el buen nombre de España. Y todo forma parte del desgobierno nacional en plena mortífera tercera ola de la pandemia y cuando el paro y la economía no cesan de empeorar.

Y mientras el PSOE, como su periódico El País, se mantienen de perfil a ver si escampa tras las elecciones catalanas y se rebaja la tensión. Aunque más lógico será que la ‘tramontana’ nos sumerja en otra nueva tormenta por el frente del noreste español con el regreso desafiante del separatismo catalán y la cuerda de presos golpistas bramando para que Sánchez los indulte ya.

Cuando todavía no hemos olvidado la tremenda tormenta Filomena, en el debate nacional asistimos a otras bruscas alteraciones del clima político con los golpistas catalanes ‘sueltos’ y en campaña electoral, con Bárcenas de juzgado en juzgado, el ruso Lavrov mofándose de España y ahora con esta tormenta que se llama Leonor, y que la inefable Rosa María Mateo ubica en un vaso de agua y como un simple error.

Del tiempo es de lo que aparentemente sabe la directora y presentadora del programa ‘La hora de La 1’, Mónica López, y no de la información general y de la política. Y puede que por ello y entre otras cosas intencionadas es por lo que ayer TVE lanzó un indecente ‘jaque’ a la Princesa Leonor.