‘Mariano, sé fuerte’, la venganza de Bárcenas 

En las actuales circunstancias alguien de su entorno -puede que el propio Aznar por la cuenta que le trae- le debería enviar un SMS a Mariano Rajoy en el que se diga: ‘Mariano, se fuerte’.

Porque Luis Bárcenas el ex tesorero del PP, que Rajoy nombró y protegió y que es un delincuente confeso, parece dispuesto a cantar en los tribunales todo lo que sabe de la financiación ilegal del PP que según este personaje se remonta a 1982.

Financiación ilegal de la que, según declara Bárcenas en su último escrito a la fiscalía, Rajoy estaba al corriente hasta el punto que cuando Bárcenas le enseñó su doble contabilidad en 2009 el ex presidente se apresuró a meterla en la trituradora. Aunque el ‘astuto’ tesorero se había guardado una copia que parece ser la que finalmente envió a El Pais, y dio pie al culebrón de los llamados ‘papeles de Barcenas’.

Pero si eso es todo lo que tiene Bárcenas que ofrecer al fiscal, además de su testimonio auto inculpatorio, entonces no habrá mayor novedad en todo este asunto. Salvo que Bárcenas tenga más ‘papeles’ inéditos, y pruebas de audio y vídeo -circuló el rumor de un vídeo en el despacho de Rajoy del PP donde se apreciaba una caja de puros llena de billetes- que impliquen de manera directa a Rajoy y a otros dirigentes del PP.

Y veremos, puesto que se habla de 1982, si el tesorero empitona también a otros ex dirigentes del PP como el ex presidente José María Aznar y a los ex secretarios generales, Álvarez Cascos, Acebes, y Arenas, todos amigos de Bárcenas Y a no perder de vista a Cospedal a la que Bárcenas tiene entre ceja y caja.

Pero si no hay pruebas, bien porque Bárcenas no las tiene o porque se las robaron los policías de la ‘Operación Kitchen’, entonces Mariano se fumará un puro y todo quedará en un careo y en versiones contradictorias en las que las acusaciones por firmes que parezcan serán muy difíciles de probar.

Ahora bien, todo este revuelo, a pocos días que empiece el juicio sobre la financiación ilegal del PP -con los contratos de concesiones públicas a los empresarios ‘donantes’ de billetes en negro- lo que sí dará es mucho juego mediático en plena campaña electoral catalana aunque en Cataluña.

Pero visto lo de los Pujol, el 3 % tampoco y la malversación del golpe de Estado o los ‘pitufeos’ de Laura Borras, pocos pueden hablar en Cataluña limpiamente de corrupción.

En todo caso, Bárcenas causará más problemas a la actual dirección del PP donde el portavoz del PP en el Senado, Maroto, y el presidente Casado (ambos fueron en tiempo de Rajoy vicesecretarios del Partido) dicen que todo esto pertenece al pasado. Aunque no a un pasado tan lejano, por lo que más de uno ya está en capilla, colocado de perfil y rezando oraciones a la ‘santa prescripción’.

Lo de la venganza de Bárcenas porque su esposa Rosalía (otra delincuente) está en la cárcel tampoco es de recibo. Bastante favor le hizo Rajoy, a través de oscuras maniobras en el Poder Judicial, de retrasar su entrada en prisión preventiva cuando ella fue condenada a 13 años de cárcel en la Audiencia Nacional. Porque en ese retraso puede estar escondida la causa por la que Rajoy no dimitió durante el debate de la moción de censura de Sánchez a finales de mayo de 2018, para intentar provocar el adelanto electoral.

Al parecer, Bárcenas amenazó a Rajoy con el famoso vídeo de ‘la caja de puros’ si Rosalía entraba en prisión preventiva. Y puede que Rajoy frenó su internamiento en prisión pero, sabedor de la existencia del vídeo, decidió huir de la política por miedo a ser cazado en la presidencia del Gobierno y del PP. Y naturalmente ese vídeo era el oscuro objeto de deseo del comando Kitchen para policial, según cuentan personas cercanas a todo este enredo.

En suma otro episodio negro de la corrupción en un país que ahora sufre el drama de la pandemia -ya estamos en más de 100.000 muertos-, del paro de 4 millones personas y de una crisis económica que, por el retraso de las vacunas, tardará en recuperarse mucho más tarde de lo que cabría esperar.