La ‘famélica legión’ de inversores en Bolsa

En el mundo global y comunicado en el que vivimos se están produciendo movimientos sociales de base que adquieren un poder inusitado en base a unas estrategias unitarias de todo orden. Como está ocurriendo en la Bolsa de Nueva York, con la compra masivas de acciones (los ‘Reddit’) de ciertas empresas en dificultad y atacadas por los ‘fondos bajistas’ como pasó con  la empresa de videojuegos Gamestop, que de estar hundida a subir a los cielos de Walter Street.

Lo de los ‘fondos bajistas’ especulativos y depredadores debería de estar prohibidos, como lo de las ‘hipotecas subprime’ que provocaron con el teje maneje de estos productos financieros especuladores y volátiles, la crisis financiera internacional de 2008 de graves consecuencias en todo el mundo.

Ahora son los ‘fondos bajistas’ -que alquilan acciones para bajar los precios y luego comprar barato y manipular el mercado y las compañías- los acaban acaban de encontrarse con una ‘famélica legión’ de pequeños inversores que, juntos y actuando al unísono, atacan a ciertos valores bursátiles en operaciones de caza masiva, en las que los jefes de la banda y primeros inversores son los que se llevan la parte del león y luego viene el ‘sálvese quien pueda’.

Como parece que está ocurriendo con los grupos de pequeños inversores que se están creando en Telegram, la plataforma de mensajes opaca y sin límites de asociados en grupos, que se ha convertido en un nuevo centro de operaciones de los minoritarios inversores.

Los ataques de los minoritarios se han adornado de la literatura política del David contra Goliat, o de pobres contra los ricos a los que hacen temblar, e incluso han utilizado una aplicación con el título de Robin Hood (Príncipe de los ladrones) para las compras de acciones sin gastos por la operación, lo que abunda en la idea del ataque de ‘los pobres’ a las torres de Wall Street.

El fenómeno múltiple inversor está en estudio, porque puede tener otras derivadas difíciles de controlar. Como la compra masiva de acciones poco antes de una Junta General de una compañía para crear no solo un ataque al valor de las acciones sino también a la dirección de la empresa y todo ello acompasado con gran despliegue informativo en las Redes Sociales, lo que puede desestabilizar esa Junta General de Accionistas creando situaciones conflictivas para la dirección de la empresa y una gran confusión.

Sobre todo porque detrás de los grupos de inversores minoritarios pueden aparecer agentes de importantes grupos de presión financiera -como los que están detrás los ‘fondos bajistas’- que utilicen a las huestes de Robin Hood para sus operaciones financieras y de control empresarial, lo que tampoco habría que descartar. Habrá que estar atentos porque la batalla solo acaba de comenzar.