‘Quousque tandem’ Iglesias abusará de la paciencia de Sánchez

La famosa denuncia de Cicerón a Catilina de: ‘Quousque tandem abutere, Catilina, patientia nostra’ (‘¿Hasta cuando abusarás, Catilina, de nuestra paciencia?’) debería tenerla presente Pedro Sánchez ante los continuos desafíos, deslealtades y conspiraciones del vicepresidente Pablo Iglesias. El que acaba de hacer la apología del golpismo catalán y ha calificado a los ministros económicos de agentes encubiertos de la derecha empresarial.

El presidente Pedro Sánchez no puede mantener en el Gobierno de España al vicepresidente Iglesias que justifica y hace apología del golpe de Estado catalán del 27-O. El que ha valorado -en una entrevista en ‘Salvados’- de simple ‘error’, mientras comparaba a Puigdemont, prófugo de la Justicia, sedicioso y ladrón (malversador de fondos públicos) con los exiliados de la República a los que el líder de Podemos ha colocado al mismo nivel que al delincuente Puigdemont.

Declaraciones en las que el ‘pro golpista’ Pablo Iglesias atacó de manera despiadada a los ministros económicos del PSOE acusándolos de defender la ‘derecha empresarial y mediática’, tras presentarlos como unos agentes encubiertos de la CEOE y compararlos, maldita la gracia, con los ‘lagartos extraterrestres’ de la serie ‘V’ de la televisión.

El objetivo de las declaraciones de Iglesias y su connivencia con el golpe catalán de Junqueras y Puigdemont estriba en intentar mejorar las pésimas expectativas electorales de Podemos en Cataluña. Motivo por el que desde su partido se ha avalado el retraso electoral catalán en contra, una vez más, de la posición oficial del Gobierno de Sánchez al que pertenece.

Porque Iglesias considera que este aplazamiento de los comicios catalanes permitirá los indultos de los golpistas y lanzará a Junqueras contra Illa en la campaña electoral catalana, para convertirlo en presidente de la Generalitat y relanzar así el desafío secesionista contra España en pos del referéndum de autodeterminación que apoya el propio Iglesias y del final del Régimen de la Transición.

Un Iglesias que considera que el retraso electoral catalán obliga a Sánchez a aplazar la reforma de su Gobierno durante cuatro meses y lo blinda a él y a sus ministros de Podemos frente a la posibilidad de que Sánchez, una vez que tiene aprobados los PGE de 2021, decida poner punto final al Gobierno de coalición.

Sin embargo, la conspiración de Iglesias con Junqueras para retrasar las elecciones catalanas y maniatar a Sánchez y la apología del golpismo que acaba de hacer el vicepresidente desde el interior del Gobierno de España, son motivos más que suficientes para que Sánchez de una vez por todas dé un puñetazo encima de la mesa del Consejo de Ministros y cese de manera fulminante a Iglesias y demás ministros de Podemos.

Pero si Sánchez no ‘se pone una vez colorado en lugar de ciento amarillo’ acabará propiciando en Cataluña el escenario para un nuevo intento de golpe catalán. Sobre todo si indulta a Junqueras y llega a la Generalitat, sin previamente anunciar su acatamiento de la legalidad y la Constitución, lo que acaba de descartar Junqueras desde la cárcel.

¿Hasta cuándo abusará Iglesias de la paciencia de Sánchez? No se sabe, pero este país llamado España necesita un gobierno unido y coherente. Y un gobierno que garantice el Estado de Derecho y la seguridad jurídica sin la que la UE no facilitará a España ayudas para la reconstrucción del país.

Y sin esa seguridad jurídica e Imperio de la Ley es imposible reconstruir la convivencia catalana sino más bien al contrario el golpismo. Y la fractura política y social se convertirán en una enfermedad crónica de Cataluña y sin más solución que el desafío permanente a la espera de otra intentona de golpe de Estado que también fracasará.