La Cámara del Congreso aprueba el impeachment de Trump

Por segunda vez en menos de año la Cámara de Representantes del Congreso de los EEUU ha aprobado un nuevo impeachment para la destitución de Donald Trump y en este caso por la grave acusación de ‘incitación a la insurrección’.

Del primer impeachment el presidente Trump se libró gracias al apoyo de los senadores republicanos a pesar de las flagrantes pruebas que probaban sus presiones al Gobierno de Ucrania para desprestigiar a Joe Biden.

Pero esta vez el impeachment puede prosperar, tras el reciente y violento asalto al Congreso del pasado día 6 por parte de los seguidores de Trump donde murieron cinco personas y se violó la sede de la soberanía nacional.

Y ello después que Trump pronunciara un discurso incendiario contra el resultado electoral del 3 de noviembre y sin que hiciera nada por impedir el asalto (que había advertido el FBI el día 5) de sus muy violentos agitadores a los que Trump les dijo ‘os amo y os comprendo’ una vez que estaban dentro del Capitolio.

La Cámara del Congreso (de 435 escaños) aprobó el impeachment de Trump por mayoría absoluta de 232 votos, de los que 222 son representantes del Partido Demócrata y 10 del Partido Republicano. Contra el impeachment y a favor de Trump votaron 197 representantes republicanos y 4 se abstuvieron.

Esto por ahora no garantiza que el Senado vaya a apoyar el impeachment de Trump porque harán falta los dos tercios del Senado (67 senadores de 100, de cuales 17 deberán ser republicanos) lo que no parece fácil al día de hoy y va a depender de lo que haga el líder republicano de la Cámara Alta Mitch McConnell quien aún no ha desvelado su posición.

Pero si el impeachment sale adelante ello impedirá que Trump pueda volver a ser candidato en las elecciones presidenciales de 2004. Un impedimento notable que se ha convertido en argumento en favor del impeachment por parte de los senadores republicanos que no quieren que Trump se haga con el control de este partido y vuelva a ser candidato a la presidencia dentro de cuatro años. Ello por más que muchos de sus votantes republicanos siguen apoyando a Trump.

Un Trump aún desafiante que ha calificado de ‘ridículo’ el impeachment y que dice ser objeto de una ‘cacería de brujas’ intentando hacerse pasar por víctima cuando es Trump precisamente quien ha provocado la violencia en el Congreso y violado su juramento y la Constitución. Lo que se comprobará en los juicios que le esperan a Trump cuando abandone la presidencia.

Y la histórica decisión de ayer de la Cámara de Representantes (House) cuando ya solo faltan seis días para que Joe Biden tome posesión de la Presidencia de los EEUU. el próximo día 20.

Una jornada ante la que el FBI ha anunciado posibles disturbios y acciones violentas en varios lugares de EEUU por parte de los seguidores de Trump. Y en la que se han tomado medidas excepcionales de protección en Washington de la ceremonia de la toma de posesión de la presidencia por parte de Biden y a la que no asistirá Trump.